lunes, 8 de marzo de 2010

¡ Que Viva El Rey...Abajo El Mal Gobierno !

Ante un cambio de gobernate, los Cortesanos suelen gritar…QUE VIVA EL REY, ABAJO EL MAL GOBIERNO!

Las réplicas del terremoto están afectando a diversas instituciones, ya hemos estado profusamente informados del daño humano y material que este desastre natural ha provocado. La Teletón y otras campañas de solidaridad, durante un tiempo, pondrán un manto no solo sobre los muertos (QEPD), sino que también sobre la improvisación en el actuar de todos.

Pretender sacar dividendos políticos, con tal de hacer caer esta sólida estructura moral sobre la cuál se sostiene el liderazgo del Michel Bachelet, es simplemente un acto tanto o más vil que el saqueo y pillaje que pudimos observar a través de las pantallas de televisión.

Nunca he sido Bacheletista, no rindo culto a la persona, pero si puedo distinguir una forma distinta de hacer país, que es la impronta y honestidad de Bachelet.

Quién podría manifestar dudas que el sello de su gobierno fue brindar protección social a los que más la necesitan, si al final todos los candidatos copiaron íntegramente su modelo de gestión.

No faltará quien le cambie el titulo a un libro de dudoso aporte intelectual, ayer le llamaron “el Desalojo” desde el 11 de marzo podrán llamarle “El Saqueo”; habría que estar en el lugar de la Presidenta para hacer posteriores análisis de lo que se pudo o no hacer.

Pudo haber sido lenta, pudo haber sido confusa, pudo haber tenido ministros imprudentes, colabores inútiles, pero lo que nunca tuvo, fue interés por sacar una cuotita de ventaja de esta crisis, para posteriormente alcanzar la beatificación.


Las réplicas del terremoto están afectando a diversas instituciones, allí vemos a Senadores y Diputados, afilando el hacha para darle duro al gobierno que se va; aún no he escuchado palabra alguna de parte del Señor Víctor Pérez o del Señor Jovino Novoa respecto la responsabilidad que le cabe a los empresarios o agentes inmobiliarios que derrumbaron los sueños de la casa propia.

Allí vemos a un Dr. Maturana ex Director de la Onemi, que se presta para masacrar a Carmen Fernández, actual Directora, simplemente por el morboso afán de cobrar viejas cuentas, que sólo a él deben interesar.

Allí vemos al nuevo Presidente, nombrando como Intendente a quién hasta hace poco fuera ni más ni menos que el jefe de la poderosa Cámara Chilena de la Construcción, cuyos asociados aún no saben cómo responder por el defectuoso estado de muchas de sus obras. La ceremonia de nombramiento me recuerda un hecho histórico, mientras la ciudad de Roma era devastada por un incendio, Nerón no sólo tocaba el Arpa, sino que además se reunía con un poderoso empresario constructor.

El actuar de la Concertación fue pobrísimo, el actuar de la Alianza fue patético, y ahora próximos al 11 de Marzo, es probable que en más de algún salón se escuche gritar…”que viva el Rey, abajo el mal gobierno”. Los nobles de la Corte suelen actuar de esta forma. Cual placa tectónica, que se mueve y acomoda lentamente, muchos cortesanos, presurosos saldrán a gritar que Viva el Rey, pero no podrán agregar, abajo el mal Gobierno.

Como pocos, esta Mandataria supo darle una respuesta oportuna a una crisis tan brutal como el terremoto, aquella que hecho abajo los cimientos de la economía capitalista, aquella que puso en evidencia que todo lo sólido se desvanece en el aire, y que quiso golpear con fuerza a los más pobres de nuestro país. Ya nos hemos olvidado de la crisis económica provocada por la “falla de la especulación”.

No dejemos que nos pille nuevamente el tsunami, situémonos en las más altas cumbres, y gritemos sin parar que viva el buen Gobierno de Bachelet.

Por Nolberto Salinas R.
Publicar un comentario