viernes, 16 de julio de 2010

“Ni El Estado Ni Endesa Se Han Hecho Responsables Por Lo Que Ocurrió”

“Seguimos trabajandoen la demanda. En realidad, nadie nos ha dado una respuesta sobre qué va a pasar con nosotros”, sostuvo Claudio Gutiérrez, al conmemorarse ayer cuatro años de la fatídica tragedia fluvial que dejó nueve víctimas fatales en toda la Provincia de Bio Bío, además de daños materiales y traumas sicológicos en familias ribereñas. La Tribuna de Los Angeles, 12 de julio 2010.

El 11 de julio de 2006, un fatídico temporal de viento y lluvia azotó a gran parte de la Provincia de Bio Bío, convirtiéndose en la tragedia fluvial más grave que se recuerde en décadas. De hecho, la catástrofe dejó un triste saldo de nueve muertos residentes en distintas localidades de la zona, además de millonarios daños materiales; todo esto con la complicidad de la sorpresiva crecida de ríos y canales que devastaron terrenos agrícolas y terminaron con la vida de cientos de animales.

Ayer, al cumplirse cuatro años de esta triste jornada, el vocero de cinco comunidades rurales directamente afectadas, Claudio Gutiérrez, aseguró que “ni el Estado ni Endesa se han hecho responsables por lo que ocurrió”.

El dirigente representa a los sectores La Suerte, El Chequén, La Montaña, Mesamávida y Duqueco Cuel, que en conjunto presentaron una millonaria demanda contra el Estado y a la empresa hidroeléctrica, a quienes exigen reparaciones por los daños morales y económicos sufridos en julio de 2006.

“Seguimos trabajando en la demanda”, señaló Gutiérrez en conversación con La Tribuna. “En realidad, nadie nos ha dado una respuesta sobre qué va a pasar con nosotros, ni el Estado ni Endesa se han hecho responsables por lo que ocurrió. Entonces, una de las grandes deudas que todavía hay con nosotros es la reparación a través de la justicia”.

En el marco del curso que ha seguido la demanda, vecinos de los cinco sectores afectados participaron ayer en una reunión con el abogado Juan Pablo Gallardo, para afinar detalles de lo que será su participación como testigos.

La cita fue la primera de dos sesiones que se llevarán a cabo con dicho propósito, según manifestó Claudio Gutiérrez.

TRAUMA PSICOLÓGICO

Sin embargo, pese a esperar reparaciones a través de la justicia, los perjuicios para las familias ribereñas han ido en aumento en el aspecto psicológico.

“Este es un tema que creo no vamos a subsanar. Cada año ha sido peor”, aseveró Claudio Gutiérrez. Añadió que “esto nos quedó como una herida, porque cada vez que llueve estamos preocupados sobre qué va a pasar con el río. Este es un tema que creo no vamos a superar nunca”.

El dirigente manifestó que al cumplirse cuatro años de la tragedia fluvial existe frustración en las comunidades ribereñas, por lo que espera una acción más rápida de la justicia. Además, sostuvo que es fundamental el reconocimiento por parte del Estado y de le empresa Endesa de las eventuales responsabilidades hacia las familias afectadas.

RECUERDAN A VÍCTIMAS

Con una ceremonia ecuménica en la que esperan la presencia de diversas autoridades comunales y provinciales, los vecinos del sector La Suerte y sus alrededores recordaron a las víctimas de las inundaciones ocurridas el 11 de julio de 2006, en un memorial inaugurado el año pasado en el kilómetro 19 de la Ruta Q 180, camino a Nacimiento.

En el lugar se dejó constancia de cinco de las nueve personas fallecidas en la Provincia de Bio Bío: Hernán Jara Rebolledo, Jorge Jara Rebolledo, Esteban Javier Alveal Zuloaga, Raquel Navarrete Henríquez y Elba Lizama Lizama. Esta última vivía en el sector Duqueco Cuel, mientras que las otras cuatro residían en La Suerte.

Diario La Tribuna de Los Ángeles
Publicar un comentario