lunes, 11 de julio de 2011

Despidos De Cuadros Técnicos Y Profesionales Paralizan Trabajos Del Instituto De Investigaciones Agropecuarias (INIA)

70 especialistas fueron desvinculados poniendo en riesgo labores cruciales para el desarrollo del sector agrícola.

Desde la institución funcionarios señalaron que los despidos fueron "un operativo vilmente calculado; se ejecutó en forma simultanea en todos los Centros Regionales, a la misma hora y a los despedidos se les solicitó hacer entrega de computadores, llaves y otros recursos de los cuales disponían".


CAMBIO21: Una situación de total incertidumbre se vive en estos días en el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA, tras más de dos meses sin director titular y luego del despido de 70 profesionales del más alto nivel, lo que está llevando a la paralización del importante aporte que técnicos y profesionales de la entidad hacen al mejoramiento de la produccion agrícola nacional.

Todo comenzó en septiembre de 2010, cuando el entonces director nacional Guillermo Donoso Harris, quien luego fue alejado del cargo, despidió a 70 funcionarios, entre ellos a destacados investigadores, muchos de ellos con años de experiencia y estudios de posgrado en el extranjero.

Estas desvinculaciones motivaron que la institución haya tenido que pagar por indemnizaciones por años de servicio de los empleados afectados más de dos mil millones de pesos.

A ello se suma que la falta de fundamento de las desvinculaciones significó que el INIA haya sido sancionado en varios juicios laborales a pagar aproximadamente el 30% de recargo sobre las indemnizaciones con la correspondiente sangría económica para el Instituto.

En resumidas cuentas, esta situación ha provocado un descalabro económico que ha debido cancelarse con alto endeudamiento y ha paralizado la marcha del instituto, por destrucción de sus cuadros técnicos y profesionales.

Según fuentes de la institución, para cubrir el endeudamiento, las autoridades están proyectando vender propiedades como "La Platina", por décadas emblemático predio destinado a la investigación, y otras en valores inferiores al comercial real, lo que junto con ser un escándalo, según fuentes del INIA, constituirá un nuevo paso en la destrucción sistemática de una entidad de investigación que ha prestado por más de cuarenta aportes a la agricultura.

Los 70 despedidos fueron, según las mismas fuentes, solo el comienzo de una serie de despidos que afecta al plantel técnico-administrativo de cada Centro Regional de Investigación (CRI) para finalizar con el plantel operario; jornaleros y trabajadores diversos que verán finalizada su fuente de ingresos.

Desde la institución funcionarios señalaron a la Revista Cambio21 que "el plan de acción o "procesos de ajuste" como Donoso Harris llama a los despidos en su Facebook, fue un operativo vilmente calculado; se ejecutó en forma simultanea en todos los Centros Regionales, a la misma hora y a los despedidos se les solicitó hacer entrega de computadores, llaves y otros recursos de los cuales disponían. El proceso se hizo basado en un aviso previo en el que el mismo Donoso informó de "cambios" en la forma de llevar a cabo el trabajo en el INIA en el cual se "externalizaría" una parte de los servicios que prestan los funcionarios, creando una especie de sistema de bonificaciones luego de una reducción del sueldo base de todos.

Dirigentes sacan la voz

Sobre esta situación, Alfonso Valenzuela, presidente del sindicato de INIA-Quilamapu, aseguró que "con la salida de Donoso teníamos la esperanza que se reincorporarían a las personas que fueron despedidas, pero seguimos en lo mismo"

A ello agregó que "no sabemos cuáles son los lineamientos en investigación, transferencia, ni extensión. Todo es improvisado. Donoso asumió con un déficit de 3 mil millones de pesos y ahora estamos en 8 mil millones y los responsables son ellos. Llevamos más de dos meses sin director nacional y esperamos que el Presidente se preocupe de poner a alguien que tenga condiciones y capacidad. Esto no es un movimiento político, es de crítica a la mala gestión".

El dirigente agregó que Rodrigo Quiroga, jefe de Administración y Finanzas, que está a cargo de la dirección nacional, y quien consideran "el terror de los trabajadores", que además hay problemas de participación y que se ha desconocido la experiencia de funcionarios con años de trabajo en la institución.

Por su parte el diputado José Pérez (PRSD) concordó también con la postura de los trabajadores y señaló que "nos han dicho que han quedado sorprendidos porque era personal altamente calificado y nada justificaba su salida, sin embargo hay otros que siguen en la institución y no son todo lo productivo que era esta gente. Además, este despido ha provocado que algunas universidades se los lleven ganando dos o tres veces más de lo que percibían en el INIA por lo que le estamos regalando al privado gente que al Estado de Chile le ha costado mucha plata formar".

Fuente: Revista Cambio 21
Publicar un comentario