jueves, 25 de agosto de 2011

Japón: El Arte De La Alimentación O ¿Como Se Alimentan En Japón?

Japón es una economía de gran dependencia en el tema alimentario. Su autosuficiencia promedio, en cuanto a calorías, es de un 40% (calorías producidas/ calorías requeridas). La diferencia es importada de numerosos países del mundo con exigentes estándares de calidad, en especial de frescura. El nivel de cumplimiento de este objetivo depende del rubro, siendo prácticamente
autosuficiente en arroz, verduras y productos del mar, y disminuyendo notablemente en otros, llegando a una condición de observante en los mercados de la carne, lácteos, el trigo y aceites.

La base nutricional de la dieta japonesa está compuesta principalmente por arroz, variados productos del mar, carnes de cerdo y ave, diversas hortalizas y frutas. Es decir, varios de los productos que Chile, gracias a su larga tradición exportadora, ha logrado destacar en los mercados internacionales gracias a su calidad. La sofisticada y variada gastronomía de los japoneses en general, su alto nivel de vida y la preparación tradicional y renovada de los alimentos, nos hace participar de este mercado básicamente con productos de poco procesamiento. Así, la escasa elaboración inicial y óptima calidad abre el abanico tanto para recetas milenarias como para aquellas más modernas y vanguardistas, reconocidas en todo el mundo.

En ese sentido cabe especial mención al salmón del pacífico y la trucha (de mar), productos de consumo diario en la mayor parte del país. El primero, salado como “kirimi” a la plancha, constituye un componente infaltable al desayuno. La trucha en cambio se consume cruda, en “sashimi” o como “sushi”. Aquí es su notable color de carne el que toma especial relevancia, siendo éste su mayor atributo de calidad. Los erizos chilenos son altamente apetecidos por los más exigentes
paladares de la isla, llegando a restaurantes del rubro y comensales dispuestos a disfrutar sus pacíficos atributos.

Por otra parte, la carne de cerdo - fundamental en la dieta japonesa-, corresponde a la segunda mayor exportación de alimento desde Chile. Es consumida de las más variadas formas y cortes, a partir de antiguas y apetecidas recetas, en los miles de restaurantes que se reparten a lo largo de la ciudad. En menor medida, pero crecientemente, las carnes más oscuras de ave (trutros deshuesados)
también han conquistado este exigente mercado y hoy constituyen un producto apreciado en toda la isla con una creciente gran demanda.

En cuanto al mercado de las frutas en Japón, Chile es conocido principalmente por la uva rosada (Red Globe) y los arándanos frescos, seguidos por los limones, que van dominando la oferta exportada a Japón en los últimos años. Es importante, sin embargo, destacar que son los frutos tropicales y subtropicales (bananas, mangos, piñas, por ejemplo) los que dominan permanentemente la oferta en supermercados, principal punto de venta de los alimentos para todos los estratos sociales. Chile tiene escasa presencia en esas frutas, donde los actores principales son especialmente los vecinos asiáticos, Tailandia y China y, en menor grado, otros países americanos.

Japón es un productor de fruta de altísima calidad. El cuidado y dedicación en los pequeños huertos es notable, siendo la fruticultura considerada como un verdadero arte de cultivo. Aunque la mayor parte de su variada producción es consumida internamente, el gran prestigio que goza, le ha significado exportar crecientes e importantes volúmenes a países cercanos, como China, Taiwán y
Hong Kong pero también a Canadá y la zona EU. Reconocidas son sus manzanas, peras, duraznos y mandarinas, así como las frutillas y melones.

Desde Chile también llegan frutas como frutillas, zarzaparrillas, cranberries, mayormente congelados, las que se pueden encontrar formando parte de la reconocida y refinada panadería y pastelería japonesas. Las preparaciones más sofisticadas y de perfecta elaboración se encuentran a diario en las miles de patisseries y salones de te repartidos por toda la ciudad. Son estos los clientes más preciados también de otros frutos secos y deshidratados que ya forman parte
de la dieta permanente del japonés.

En cuanto al vino, los productos exportados desde nuestro país ocupan en Japón un lugar de privilegio, siendo el tercer mayor exportador presente en la isla, después de gigantes como Francia e Italia, con proyecciones de llegar al segundo lugar en pocos años.

Así, poco a poco Chile va consolidando su condición de potencia alimentaria en Japón, posicionando cada producto con alguna ventaja competitiva, enfrentando incluso la permanente competencia de economías como USA, Australia, México, Nueva Zelanda, y otras, según sea el producto. El Acuerdo de Asociación Estratégica Chile – Japón, vigente desde el año 2007, abrió importantes puertas
para la mayor parte de nuestras exportaciones. Sin embargo, aún existen espacios que conquistar, especialmente en productos más protegidos como son los lácteos en general y algunas frutas como kiwis y paltas.

Vicente Pinto
Agregado Agrícola en Japón
Fuente: ODEPA


Publicar un comentario