jueves, 9 de febrero de 2012

Macroeconomía Y Agricultura Chilena Enero 2012

La fuerza de trabajo de la agricultura detectada en el trimestre septiembre – noviembre de 2011 llegó a alrededor de 740.600 personas, cifra casi 10.000 trabajadores menor que la de igual trimestre del año anterior y que significó un 9,2% de la fuerza de trabajo total en el país. Los trabajadores ocupados en la agricultura fueron 696.300. Este número, si bien representó un aumento con respecto al trimestre anterior, fue 18.600 personas inferior al de igual trimestre de 2010, lo que se tradujo en una mayor cantidad de cesantes en la agricultura (alrededor de 10.000). No obstante, la tasa de cesantía en la agricultura llegó a 6%, cifra menor que la cesantía nacional.

Esta tasa de cesantía agrícola es relativamente alta para este trimestre; sin embargo, puede tener
una explicación en el retraso de algunas labores agrícolas por motivos meteorológicos, que pudo haber postergado las contrataciones para el período siguiente.

La balanza comercial silvoagropecuaria muestra un importante dinamismo en el año recién terminado. Las exportaciones agropecuarias y forestales sumaron US$ 14.171 millones, valor que es 15% superior al de las exportaciones en 2010. Esto es reflejo principalmente de los mayores precios de muchos de los productos principales y puede aumentar cuando terminen de llegar las modificaciones dadas por los informes de variación de valor de las exportaciones de fines de año. Una gran proporción de este incremento se debe a los productos industriales derivados de la agricultura, tales como celulosa, vinos, frutas industrializadas, cuyo valor subió más de 19%; pero también los productos primarios aumentaron su valor.

Las importaciones silvoagropecuarias experimentaron un alza porcentualmente mayor, de casi 29%, superando los US$ 5.000 millones. No obstante, dados los montos relativos de exportaciones e importaciones, la balanza comercial subió en más de US$ 700 millones, llegando a casi US$ 9.200 millones, cifra que todavía puede experimentar algunos cambios positivos.

Llama la atención el fuerte aumento de las importaciones de insumos y maquinarias agrícolas, que superan los US$ 1.700 millones, con una variación de 44%. El alza se debió en parte importante al aumento en el precio de los fertilizantes; sin embargo la variación es mayor e indica también un aumento en el uso de insumos y la introducción de maquinarias que permiten intensificar la producción del sector.

A fines del año 2011 se verificó un repunte en el precio del dólar, que duró algunos meses y que con posterioridad se ha revertido parcialmente. También se observa un mayor costo de financiamiento, que al menos en los créditos reajustables subió en promedio 12%.

El índice de precios al productor mostró en el año, en promedio, un cambio poco significativo (0,52%), muy inferior al observado en el de otros sectores. No obstante, hay que reconocer que todavía este índice está por encima del índice de precios a productor de otras actividades, como resultado de alzas en años anteriores.

El índice de precios al por mayor muestra un aumento de 3,7%, también inferior al de los índices correspondientes de otros sectores. En tanto, el índice de precios a consumidor de los alimentos se elevó mucho más que el índice general. Se ve así que no siempre son los productos del sector agrícola propiamente tales los que suben el precio de estos productos al consumidor, sino los servicios que se van incorporando posteriormente, cuyo costo no queda en la agricultura.

Informe de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias ODEPA

Descargue el documento completo AQUÍ
Publicar un comentario