viernes, 16 de marzo de 2012

La OCDE Advierte Sobre Las "Colosales" Consecuencias Económicas Del Daño Medioambiental


Foto: Celulosa Arauco


París.- Las consecuencias económicas y sociales del deterioro del medio ambiente serán “colosales” y los costos que implicará la compensación de los daños causados muy elevados, según alertó hoy la Organización para al Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Los daños que deben prevenirse, según un informe que publicó la OCDE, pueden convertirse en “irreversibles” y en 2050 puede haber serias dificultades para satisfacer las necesidades de la población mundial.

El secretario general de la OCDE, el mexicano Angel Gurría, afirmó que "los recursos más ecológicos pueden ayudar a que los Gobierno ya hoy se enfrenten a esos desafíos apremiantes". Y advirtió que las consecuencias de no actuar en el ámbito de la agricultura, con la aportación de métodos ecológicamente sostenibles, o en el suministro de energía, pueden perjudicar gravemente a la población mundial, que hacia 2050 alcanzará en torno a los 9.000 millones de personas.

En 2050, la demanda mundial de energía será un 80 % superior a la actual y más del 85 % de la misma estará vinculada al empleo de combustibles fósiles y la contaminación del aire urbano se convertirá en la mayor causa de mortalidad humana en ese horizonte.

Estas son algunas de las constataciones hechas por los autores del informe “Perspectivas ambientales de la OCDE hacia 2050,” que la organización con sede en París anunció hoy.

Con el fin de evitar las dramáticas consecuencias que se comentan en el estudio, se recomiendan varias soluciones, entre las cuales Gurría destacó -en un comunicado de la OCDE- aprovechar los impuestos medioambientales y los planes de comercio de derechos de emisiones contaminantes.

Así se haría que contaminar fuera más costoso que la alternativa medioambiental, según el secretario general de la OCDE, quien recordó además que se debería valorar y poner precio adecuado a los recursos naturales, como el aire, el agua y la biodiversidad.

Además, se debería fomentar la innovación ecológica y hacer que los métodos de producción y consumo más contaminantes sean comparativamente más caros, mediante la aportación de financiación pública para actividades de investigación y desarrollo básicas.

Fuente: Fundación Terram
Publicar un comentario