domingo, 15 de abril de 2012

Macroeconomía Y Agricultura Evaluación Del Mes De Marzo

Estudio realizado por la Oficina de Estudios y Políticas AgrariaS, ODEPA. Preparado por Alfonso José Traub. Las contradictorias señales que llegan desde los mercados internacionales, tanto de oriente como de occidente, como son la rebaja de las expectativas de crecimiento de la economía de China, por un lado, y los positivos datos económicos que se empiezan a conocer desde EE.UU., entre otros, permitirían aventurar, sin embargo, que a nivel global se observará cierta estabilidad que debería ser favorable para las exportaciones silvoagropecuarias, especialmente las alimentarias, en un escenario de migración de precios hacia niveles más altos.

Durante los últimos años la volatilidad de los precios de las materias primas, en especial de los commodities agrícolas, que han sido y seguirán siendo los grandes protagonistas en
los mercados internacionales, ha llevado a las autoridades de los diferentes gobiernos a adoptar medidas para mitigar potenciales efectos inflacionarios que permearían a los mercados internos. Las medidas que se disponen son distintas dependiendo de si el país es importador o exportador neto o tiene una situación de autoconsumo.

Chile no es un actor relevante en el mundo de los commodities agrícolas. Sin embargo, producto del proceso de apertura a los mercados internacionales a través de los acuerdos comerciales, se le abrieron oportunidades para una diversificación de mercados y productos, incluso con mayor valor agregado, con lo cual ha podido, en cierta manera, mitigar los negativos efectos de la crisis internacional que se ciernen sobre el sector silvoagropecuario.

Panorama macroeconómico internacional

De acuerdo a información recabada en los medios especializados y a los aportes de los agregados agrícolas en estos países, en general las señales de las principales economías son positivas. Para el caso de EE.UU., el pronóstico anual de la Universidad de Michigan, basado en modelos econométricos, indicó que para 2012 y 2013 el crecimiento económico sería de 2,5%, con una ligera alza respecto al 1,8% previsto para 2011. Para la Unión Europea, considerando a los veintisiete países, otras fuentes señalan un crecimiento de 1,5% para 2011, 0% para 2012 y 1,5% para 20131.

Desde el continente asiático, los mensajes que se reciben deben ser leídos con detención. La rebaja de las proyecciones de crecimiento de 8% a 7,5% que anunció el Primer Ministro chino responde a un espacio político-económico en que se requiere hacer un ajuste suave de la economía, con un control sobre la inflación. Su apuesta va por el lado de atender las demandas internas de las distintas regiones y también las de una clase media que se expande. Esto debería aumentar el consumo y, por ende, la demanda por bienes que no son posibles de suplir internamente. El Fondo Monetario Internacional (FMI) planteó que América Latina seguirá capeando en mejores condiciones los efectos de la crisis global, gracias a la demanda por parte de China. En el caso de India, el FMI estimó que el PIB creció en 7,4% en el período 2010-2011, y para el período 2011-2012 espera un 7%. Las cifras preliminares para Japón en el año 2011 señalan una variación negativa de 0,9%, en tanto las proyecciones para 2012 y 2013 son de 1,9% y 1,5%2. Las cifras proyectadas se derivan del aumento paulatino de la demanda interna y el incremento gradual de la demanda pública, como consecuencia de los diferentes proyectos de reconstrucción posterremoto. En tanto, para Corea del Sur, el Bank of Korea estimó una tasa de crecimiento de 3,7% para 2012.

El entonces Primer Ministro ruso, Vladimir Putin, declaró que Rusia se encaminaba a dejar los efectos de la crisis global y comenzaría a recuperarse. El PIB aumentó en 4,3% en 2011. Planteó, además, el desafío de hacer de Rusia una de las cinco economías más importantes del mundo, para el año 2020. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el crecimiento de la economía rusa en el año 2012 se reducirá a 3,3%. Según el pronóstico del Ministerio del Desarrollo Económico, el PIB de Rusia subiría 3,8–3,9%3.

Dentro del concierto latinoamericano, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) señaló que en el año 2011 el PIB de Brasil creció en 2,7%. El resultado fue inferior al crecimiento del período anterior (2009-2010), que alcanzó la meta de 7,5%. Para el año 2012, el gobierno espera un crecimiento de 4,5% cifra inferior en comparación con 2011, según el Boletín Económico publicado por el Ministerio de Hacienda. Con la inversión del sector privado y el sector público, se espera que el crecimiento promedio del PIB hasta el año 2014 sea superior al de los cuatro años anteriores, llegando a alrededor de 6%.

En México, las expectativas de los especialistas, publicadas recientemente por el Banco de México, prevén un crecimiento del PIB de 3,34% para 2012 y 3,43% para 2013. Estas cifras estarían asociadas a un incremento en el consumo y condicionadas a ciertos cambios estructurales previstos y a una inflación estabilizada.

Las bolsas mundiales, en general, ya están recogiendo con cautela estas señales. No obstante, las perspectivas de negocios vinculadas al necesario incremento de la producción de alimentos, estimado por una mayor demanda, están incentivando la creación de Exchange Traded Funds (ETF) agrícolas, fondos de inversión enfocados en índices de la agricultura, basados en materias primas agrícolas que cotizan en bolsa.

Como se ha indicado anteriormente, esta mayor demanda se da en un contexto de crecimiento vegetativo de la población mundial, cambios en los patrones de consumo, acceso de nuevos segmentos de la población a dichos consumos y desvalorización del dólar. Por tanto, se prevé un incremento de los precios internacionales y presiones por mejoramiento de los ingresos, razón por la cual quizás no debería hablarse de volatilidad de precios, sino más bien de una migración hacia niveles más altos.

En este escenario es posible aventurar que las exportaciones silvoagropecuarias chilenas, en el corto y el mediano plazo, se verán incrementadas y no deberían tener problemas de acceso a los mercados. Los desafíos provendrán de otros factores, como el tipo de cambio, el costo y origen de la energía, el mejoramiento de la productividad, la competencia externa en los mercados actuales y el establecimiento de barreras paraarancelarias. Estos aspectos influyen directamente en la competitividad, y varios de ellos son exógenos al sector y deben ser enfrentados mediante el mejoramiento de la productividad del trabajo a través de la inversión en activos fijos y capacitación, eficiencia energética y agregación de valor a los productos, entre otros aspectos. El logro de estos objetivos requiere, necesariamente, profundizar en los procesos de innovación y de acuerdos público-privados, en una mirada de país.

Economía nacional

El Banco Central, ajustando su metodología a parámetros internacionales, publicó las nuevas series de Cuentas Nacionales correspondientes al período 2003-2011, elaboradas a partir de la Compilación de Referencia del año 2008. Allí se informa que la economía chilena creció 4,5% en el cuarto trimestre del año pasado, con lo que el PIB subió 6% durante 2011. Expresado en dólares, el PIB nacional fue 14,5% mayor, y el PIB per cápita creció 13,5%, alcanzando a US$ 14.412.

Entre las modificaciones más importantes introducidas a la fórmula de cálculo se encuentran el reemplazo de la base de precios fija, con precios constantes del año 2003, por bases móviles a precios del año anterior, encadenadas; la separación de actividades integradas verticalmente, en sus fases primaria e industrial; la medición de la producción de los servicios de vivienda, la medición de la exploración minera y del software como formación bruta de capital y cambios en las ponderaciones de los sectores. Estos cambios tuvieron efectos distintos para los diferentes sectores, modificándose las cifras obtenidas con la metodología anterior.

El PIB del sector silvoagropecuario tuvo una tasa de variación de 11,2% respecto el año anterior, ocupando el quinto lugar entre los sectores con mayor crecimiento, contribuyendo con el 5% del crecimiento del PIB nacional. No obstante estos positivos resultados, su ponderación dentro de éste bajó a 2,8%. Con la metodología anterior esta cifra hubiera sido de 3,6%.

El empresariado nacional parece mostrar un poco más de optimismo en relación con la situación económica global, como lo demostraría el Índice de Confianza Empresarial (ICE), que elabora mensualmente el Centro de Estudios en Economía y Negocios (CEEN) de la Universidad del Desarrollo (UDD), en conjunto con el Diario Financiero. En enero del presente año el porcentaje de quienes creen que la situación global va a mejorar aumentó 3,6% respecto al mes de enero, ubicándose en 30,6%, en tanto quienes proyectan un peor escenario bajaron de 11,3% a 5,2%. Este resultado se vio influido por el IMACEC de 5,5% anunciado el pasado mes de enero.

Empleo

De acuerdo a las cifras de empleo sectorial para el último trimestre móvil noviembre 2011 - enero 2012, publicadas por el INE, se mantiene la tendencia de disminución en la fuerza de trabajo total del sector agrícola, considerando tanto la mano de obra ocupada como aquella en condición de cesantía. La caída en la fuerza de trabajo agrícola fue de 5,4% respecto a igual período del año anterior. Esta situación contrasta con lo acontecido a nivel de país, donde la fuerza de trabajo disponible se incrementó 1,8% respecto al año 2010. La fuerza laboral agrícola de sexo femenino supera el 23% del total de la mano de obra del sector a
nivel nacional.

Del total de la fuerza de trabajo ocupada en el sector agrícola en el trimestre móvil noviembre 2011–enero 2012, que alcanza a 771.000 trabajadores, aproximadamente 544.000 se encuentran bajo la condición de asalariados, presentando un contrato de trabajo definido o indefinido. La cifra total es menor en 5.000 puestos de trabajo respecto a la de igual período del año 2010 (-0,9%), lo que permite concluir que la fuerza de trabajo asalariada ocupada en el campo no presenta mayores diferencias respecto a igual período del año anterior.

A nivel de las regiones, destaca la importancia relativa que el empleo del sector agrícola representa en algunas de ellas, como es el caso de la Región del Maule, que sigue liderando
el ranking de aquellas regiones donde el sector agrícola es clave en la generación de empleo, superando el 33% de la oferta de empleo regional.

Inflación

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró en febrero una variación de 0,4%, acumulando una variación de 0,5% en el año y 4,4% a doce meses. Los ítems cuyas alzas de precios tuvieron mayor incidencia en la variación del índice fueron Transporte
(0,8%); Salud (0,8%) y Alimentos y Bebidas No Alcohólicas (0,8%). Este último ítem experimentó variaciones positivas de precios en siete de sus once clases, destacando Hortalizas, Legumbres y Tubérculos (3,7%), y Carnes (1,1%).

No obstante que el Índice de Precios de Productor (IPP) de Agricultura y Ganadería bajó 5,5% en febrero, con una variación negativa de 10,6% acumulada en doce meses, el índice Alimentos registró una variación de 0,8% en febrero y 9,8% en doce meses, en tanto el índice Frutas y Verduras Frescas presentó una variación mensual de 1,4%, y 24,0% en doce meses. Este fenómeno afecta directamente a los sectores medios y de menores recursos, pues son ítems
importantes en su canasta de consumo mensual.

Tasa de interés

El Consejo del Banco Central de Chile acordó mantener la tasa de interés de política monetaria en 5% anual, en línea con el compromiso de conducir la política monetaria con flexibilidad, de manera que la inflación proyectada se ubique en 3% y respondiendo al
mayor dinamismo que se observa en la actividad económica, la demanda interna y los salarios, en un mercado laboral un tanto ajustado.

DESCARGUE AQUÍ el Documento Completo incluyendo gráficos y cuadros.
Publicar un comentario