miércoles, 18 de abril de 2012

Prodesal De San Carlos Inauguró Centro De Encaste Ovino






Con la participación del director regional de INDAP, Fernando Acosta, el alcalde de San Carlos, Hugo Gebrie, el jefe del Área INDAP San Carlos, David Guiñez, el equipo técnico del Programa de Desarrollo Local - Prodesal III de INDAP de San Carlos y agricultores de la comuna, se inauguró el Centro de Encaste Ovino, en la localidad de Cachapoal, en San Carlos.

El Centro de Encaste Ovino está integrado por 13 pequeños productores del sector de Cachapoal Alto, pertenecientes a la unidad operativa del Prodesal III de San Carlos.

Según indicó el jefe técnico del Prodesal III de San Carlos, Marco Bravo, el objetivo del Centro de Encaste Ovino es hacer un mejor manejo reproductivo del rebaño, con una mayor obtención de crías, reemplazo de hembras viejas y mayor cantidad de corderos a la venta. "A su vez buscamos mejorar la asociatividad entre los agricultores dedicados a la producción ovina, con el fin de potenciar la gestión del proceso productivo a escala predial como fundamento para proyectar a futuro una actividad económica".

Fernando Acosta, director regional de INDAP, destacó el impulso y decisión de los ganaderos del Prodesal, "quienes tras reunirse y consensuar las ventajas de contar con un centro de encaste, postularon al Programa de Desarrollo de Inversiones de INDAP, para obtener financiamiento y adquirir cuatro carneros de raza Suffolk Down, que vinculados a los recursos de la Municipalidad de San Carlos, les permitieron construir la infraestructura necesaria como: cobertizos, mangas, corral, cercos y comederos".

Por su parte, el Alcalde Hugo Gebrie, aseguró que "el Centro de Encaste Ovino es una alternativa productiva sólida y replicable para los pequeños productores ganaderos de la comuna, quienes encuentran en este rubro mayores utilidades a corto y mediano plazo".

Al contar con un centro de encaste, los productores tendrán las siguientes ventajas: menos espacio para la mantención del rebaño, por un periodo corto de tiempo; menor número de carneros, lo que facilita la detección del celo; mejor calidad de carneros como reproductores, destinando un mayor número de ejemplares a la venta; mayor porcentaje de preñez y crías; y aumento en la uniformidad de los corderos para el mercado.
Publicar un comentario