lunes, 14 de mayo de 2012

Panorama De La Agricultura Chilena - Publicación De Odepa

Esta publicación bilingüe contiene sobre Chile una descripción general; una reseña geomorfológica; el clima; antecedentes demográficos y división administrativa regional; productores y superficie por tamaño de las explotaciones; localización de las explotaciones según zona geográfica; uso de suelo silvoagropecuario; empleo agrícola; agricultura indígena; indicadores macroeconómicos; PIB nacional y silvoagropecuario; PIB agroalimentario; PIB silvoagroindustrial; fuerza de trabajo nacional y de la agricultura; productividad laboral; financiamiento bancario a la agricultura; índices de precios; tipo de cambio e índice de precios externos relevantes; arancel general ad valórem.

Este libro también contempla el comportamiento productivo de los cultivos anuales; producción orgánica; frutales; producción de vinos; hortalizas; producción de carne; industria láctea; apicultura; plantaciones forestales. Además se aborda el comercio exterior agropecuario y forestal; balanza comercial de productos silvoagropecuarios; exportaciones de productos silvoagropecuarios; importaciones de productos silvoagropecuarios; socios comerciales; comercio por zonas económicas; resumen de los acuerdo comerciales; liberalización arancelaria; balanza comercial; crecimiento del comercio. E incluye el organigrama del Ministerio de Agricultura.

Extracto

La economía chilena en general y el sector agrícola en particular, han mantenido un proceso constante de modernización y progreso desde la década de los 80, lo que se ha ido materializando en una exitosa diversificación de nuestra agricultura, así como en la inserción y posicionamiento de sus productos en los mercados internacionales.

El mundo actual también ha ido mostrando signos de creciente complejidad, lo que nos ha obligado a desplegar esfuerzos permanentes por mantenernos vigentes, tanto política como económicamente, en las dinámicas redes por las que se interconectan las relaciones internacionales actuales.

Es así como nuestro país -un pequeño territorio en el hemisferio sur, alejado de los principales circuitos económicos mundiales- ha ido construyendo una sociedad de creciente estabilidad social y política, obteniendo reconocimiento por la calidad de los productos y servicios que ofrecemos al mundo, y por la seriedad de nuestro sector empresarial productivo y exportador.

Sin embargo, hoy estamos inmersos en un escenario global particularmente difícil y competitivo, lo que nos obliga a modernizarnos para hacer frente a mercados domésticos y externos cada vez más exigentes, sin dejar de lado el respeto por el trabajador, el cuidado del medio ambiente y las preferencias por ciertas bondades de los productos alimentarios, requisitos exigidos en los principales mercados mundiales, tanto por consumidores directos como por industrias procesadoras.

Esto va de la mano con el rápido avance científico y tecnológico, junto con la incertidumbre e inestabilidad en materia de precios de los alimentos y de energía que se proyectan para el corto y mediano plazo. Esto plantea a nuestros productores, exportadores e industriales vinculados al agro, nuevos desafíos y mayores exigencias para mantener y mejorar su nivel de competitividad y su capacidad de agregar valor a los productos.

Frente a este panorama, estamos conscientes de la gran tarea, pero también del enorme potencial que nuestro sector agropecuario y forestal posee para seguir expandiéndose, lo que nos ha llevado a asumir el compromiso gubernamental de trabajar en aras de que Chile se transforme en un reconocido líder mundial en exportaciones de alimentos inocuos y de calidad.

Esto nos exige trabajo conjunto con el sector privado, así como dedicación para permitir y facilitar a los productores e industrias agrícolas hacer frente a los cambios y demandas que
se manifiestan en los mercados interno y externo.

Documento presentado en idioma Español e Inglés disponible para descarga en formato PDF


CHILEAN AGRICULTURE OVERVIEW
A publication prepared by the Office of Agricultural Policies, Trade and Information (ODEPA), of the Chilean Ministry of Agriculture.


Presentation

The Chilean economy in general and the agricultural sector in particular have maintained a constant process of modernization and progress since the 1980s. This has resulted in the successful diversification of our agriculture, as well as the integration and positioning of our products in international markets.

The world today has also shown signs of becoming increasingly complex, compelling us to work tirelessly, both politically and economically, to keep up-to-date with the dynamic networks that interconnect within current international relations.

As a small territory lying in the southern hemisphere, far from the major global economic circuits, Chile has been building a society of growing social and political stability, gaining international recognition for the quality of its products and services abroad, and
for the rigorous nature of our products and exports business sector.

Today, however, we are immersed in a particularly difficult global and competitive setting, which obliges us to modernize in order to cope with ever more demanding domestic and external markets; as a result, we continue to promote respect for the worker, environmental
care, and preferences for particular qualities in food products, such as is required by the major worldwide markets, not only by consumers directly, but also by processing industries.

This goes hand in hand with rapid scientific and technological advances projected for the short and medium term, coupled with uncertainty and instability in the area of food pricing and energy. This poses new challenges and demands for our producers, exporters and agriculturally-related industries, if they are to maintain and improve their level of competitiveness, and their ability to add value to products.

Given this scenario, we are not only aware of the great task that lies ahead, but also of the enormous potential that our agriculture and forestry sector has in its continuous efforts to expand. This has brought about a strong commitment on behalf of the government
in order to consolidate Chile's position as a recognized world leader in exports of safe and high-quality food.

This requires us to work together with the private sector, as well as a dedication to allow and facilitate producers and agricultural industries to cope with the prevailing changes and demands of domestic and international markets.

Download here
Publicar un comentario