lunes, 22 de julio de 2013

Todos A La Moneda: Mas Allá Del Voto... Un Asunto De Futuro



TODOS A LA MONEDA es la suma de algunos intentos de la izquierda en años anteriores, eso que se llamó JUNTOS PODEMOS. Nuevamente hay un candidato a la presidencia, un programa de campaña, y esas incontenibles ganas de llegar a La Moneda. 

Nadie quiere volver repetir el mismo ejercicio, eso de apoyar un mal menor, la manipulación de la voluntad de miles de chilenos que tienen esas enormes energías de juntarse, de volver a salir a las calles y a todas las ferias para denunciar al actual modelo como injusto y antidemocrático, para convocar a la instalación de un proyecto diferente. 

Durante veinte años se han ido subiendo candidatos que luego conocidos los resultados, pagaban lo que debían y eran agregados/invitados a los miles de petitorios que se firman en el Paseo Ahumada... y nunca más, los votantes sumidos en tres años sabáticos.  Los candidatos no son dueños de nada, sencillamente se ofrecieron a levantar propuestas que nacen desde las organizaciones sociales desde los movimientos populares. Los que seguirán sufriendo los maltratos del actual modelo son millones de ciudadanos, la tarea del candidato termina con el último voto contado, o asi lo hemos conocido. TODOS A LA MONEDA justamente quiere instalar un referente social y de izquierda para construir desde las bases desde las localidades donde verdaderamente está instalado el poder popular, sin el cual nunca será posible hacer avanzar las ruedas de la historia... por el buen camino. 

Desde antes de que se instalara la política del mal menor y de eso de en la medida de lo posible, los primeros gritos fueron justamente para pedir asamblea constituyente, el pago de la deuda histórica de los profesores y la criminalidad del sistema de previsión social, desde hace décadas que se venía manifestando que el actual modelo hace que la pobreza y la miseria sea una pandemia. Constatamos los nulos intentos concertacionistas por alterar la estructura económica durante veinte años, conociendo cada detalle de la repartición/responsabilidad de la pobreza. 

En el Chile actual recordaremos que el 73.5% del total de los fondos/dineros/pesos que se encuentran en las AFP es administrado por grupos internacionales, es decir el 68% del ahorro al que se obliga a los 9.2 millones de trabajadores. Esta es una batalla que debe ser incluida y potenciada de forma insistente, a los chilenos mayores no podemos pedirles conductas de encapuchados, pero si su problema de futuro digno es el nuestro. Podemos decir entonces que el asunto de la soberanía esa que tejen los militares y el bloque UDI/RN/PIÑERA, lo que son los calzoncillos del alma de la patria... no existe.
El estado de la educación/lucro es de público conocimiento. Los meses de huelgas y todas las manifestaciones lo han dejado en evidencia, no es posible continuar con las brutales diferencias entre los sectores más acomodados y del otro extremo... los millones de chilenos pobres.

TODOS A LA MONEDA viene a constituirse en la expresión de miles de chilenos que bajo las banderas de una campaña presidencial, intentarán llegar más allá de las elecciones presidenciales de noviembre. No es justo convocar a tantos ciudadanos, a enamorarlos para que luego de los resultados se bajen las cortinas partidarias y se queden esperando que pasados algunos años de silencio se vuelva con la misma repetida canción, ese ejercicio no se repetirá, el asunto fundamental es el ejercicio democrático para acumular fuerzas, de eso se trata la política, en esos conceptos descansa la legitima aspiración de vencer, el voto no es el final de recorrido, es un medio.  

Con el MOVIMIENTO TODOS A LA MONEDA se trata en esta ocasión de potenciar una alternativa ciudadana para el futuro, donde todos los colectivos políticos y organizaciones sociales puedan compartir una plataforma común, un programa de gobierno al que hay que instalar entre los millones de chilenos, se trata de que todos podamos sumar y aportar sin perder la identidad bajo una dirección federada. Por decenios la unidad para las campañas electorales tiene el mismo programa, las mismas exigencias, las mismas urgencias, la diferencia es que ahora los conciliadores ya no están en esta vereda.
Este proyecto tiene nuevos actores y millones de protagonistas, es la hora de que esos mismos de siempre que andan con olor a naftalina predicando la política del mal menor se hagan a un lado, que den el indispensable paso para dar a las nuevas generaciones el protagonismo indispensable para alterar el curso de este injusto modelo. El voto es el medio con el cual se acumulan fuerza, es una invitación para la organización ahora más libre y democrática.

La lucha electoral en el actual periodo que nace desde las organizaciones sociales, marcha esta vez con un sentido de largo tiempo, se está construyendo una mayoría la cual debe convertirse e instalarse como un interlocutor potente y visible. No sabemos los resultados de la próxima confrontación, los nuevos actores son determinantes. Las primarias de la concertación mostraron todos sus votantes y esa trama de intentar mostrar a Chile como un país democrático cuando no lo es... pero no votaron todos, quedan hay millones y hay que insistir.

Se debe lamentar que el camino de la unidad sean sencillamente ríos de tinta y buenas intenciones, cuando en el fondo no se quiere la unidad entonces hay que aceptarlos, en el fondo no se piensa igual, existe una negación a dar pasos iguales, se tiene instalado en el imaginario un país diferente. 

La izquierda chilena golpeada injustamente solo por hacer mirado y/o sonreído durante la guerra fría, o tratar de repartir el perfume profundo verde boliviano no logra reconstruirse pero avanza.  En ese recorrido se ha encontrado con tartufos que se subieron a la foto un día viernes y antes de que el sábado llegara a su fin colocan su firma en otra alternativa. Dos fotos en el mismo día. El recorrido de los sencillos no ha sido fácil, es por eso que cuesta entender las ambiciones chiquitas que huelen más al ruido de monedas, que a serios pasos por la historia.

TODOS A LA MONEDA se levantó y se quedará instalado para que todos los que consideren que el futuro es una cuestión de solución de todos, TODOS A LA MONEDA está disponible para levantarlo y hacerlo diferente, pero nunca para perder el norte  transformador del actual modelo.

Por Pablo Varas
Publicar un comentario