viernes, 10 de julio de 2009

Clase Magistral de Álgebra Para la Seremi de Gobierno

Hasta el último paso que di en la universidad, la fórmula 1 + 1 =2 seguía siendo el dogma en matemática (al menos teóricamente en el sistema decimal) irrefutable. Pero parece que al equipo evaluador de proyectos de la Secretaría Regional de Gobierno (y con eso no tengo a quien zamarrear en persona) les dio un romanticismo por la creación o se les pegó el virus de la innovación a tal punto que pueden decir con orgullo que “44,92% = Es Más Que 45%”. Y aunque fuera con aproximación, el error cometido fue brutal, de BRUTO.

Cuento Corto. Cuando se piensa en la presentación de algún proyecto una de las primeras cosas que hacemos, los que nos dedicamos a diseñar proyectos, es a leer, al menos dos o tres veces, las Bases que nos permita saber con claridad cuáles son las reglas del juego. Después de aquello buscamos la idea, la modificamos y la hacemos calzar con lo que busca la “Fuente de Financiamiento”. Es decir la capacidad de engrupimiento se desborda en una verborrea de justificaciones para que se piense por los evaluadores que somos necesarios de financiar. Entonces nos ordenamos las ideas, cuadramos lo que tenemos, lo que necesitamos y lo que se hará para cumplir con los objetivos. Hecho eso pasamos la primera etapa, somos admisibles. Pensando que cumplimos con los requisitos, pasamos la siguiente etapa, somos aprobables, y por último, si el engrupimiento fue el adecuado entramos a la calificación, que es la etapa subjetiva donde se determina si lo que planteamos en el proyecto cumple con lo que buscan aquellos que toman la decisión final.

Nuevamente pienso que cuando las necesidades son infinitas y los recursos son escasos sólo basta tomar la decisión adecuada para que los recursos destinados cumplan el fin para los que fue concebido.

Los que diseñamos proyectos nos gusta ganar, pero cuando perdemos, nos gusta perder con las de la ley. En este caso, debo decir que ha ocurrido una simple brutalidad, es decir un bruto esta haciendo brutalidades. Un tipo, no sabe usar la calculadora y dijo que 44,92% es Más que 45% y con eso nos dejó fuera de la participación para postular a los recursos disponibles por la Secretaría de Gobierno.

Por mucho que busqué en mis memorias, no pude hacerme la idea de cómo fue que un número pasó a ser otro de forma casi mágica. Pero quizá el periodista que tomó la decisión de escribir la causa por la cual se rechazó el proyecto, fue a la misma clase de Álgebra a la que yo asistí, donde un profesor, para hacernos sentir más afín a este tema de las matemáticas, tan traumático para los que no la comprenden desde que nacieron, nos daba ejemplos lúdicos de por qué gustar de los números. Y la historia cuenta que en la Universidad de La Serena hay (espero que todavía esté) un matemático puro que insistía en decir que la línea recta no existe y lo demostraba con la extensión infinita del radio de una circunferencia donde una porción de la circunferencia (arco) cambiaba de forma curva a una recta.

O quizá el periodista encargado del proceso de evaluación de los proyectos tomó la clase corta de la Teoría Especial de la Relatividad de Einstein y consideró tomar posición dentro del tren y la bala, según él, era más que 45%.

O quizá leyó la actualización de la Teoría de la Incertidumbre de Eisenberg donde para solucionar el problema del comportamiento de las partículas terminó por concluir que “todo depende de lo que se desee observar. Si desea observar partículas se comportarán como partículas, si desea observar ondas, se comportarán como ondas”.

Hace dos semanas que supe de ese error casuístico, donde al parecer y, de forma definitiva, la versión de Excel que pirateó este evaluador no venía con la actualización del código binario, y generó ciertos errores de aproximación. Entonces digerí la noticia con cierta pasión de por medio, no es menor lo que se ha perdido. Entonces, en vez de hacer un arrebato ajeno a nuestro sentido común, pero muy propio de nuestra sensibilidad, recordé un libro que había comprado por luca en la Editorial Universitaria de la Universidad de Chile. “La Imaginación De La Naturaleza, Las Fronteras de la Visión Científica” Recomendable a toda costa. Donde el editor John Cornwell plantea un problema epistemológico propio de la ciencia ¿Cómo puede surgir lo distinto desde lo mismo? ” …that is the question”. Mientras los teóricos discuten lo probable, yo me quedo con la física de Newton y el algebra de la escuela.

Señor Dante Gebauer Muñoz (Seremi de Gobierno) 44,92 No es Igual a Más que 45.

Luis Fraczinet
Poeta Cesante

Publicar un comentario en la entrada