viernes, 11 de marzo de 2011

Imperdible Concierto De Cámara Del Duo Neckelmann-Reichow En Los Ángeles

Imperdible Concierto de Cámara Del Duo Neckelmann-Reichow jueves 17 de marzo 20:hrs,
entrada liberada. Invitan el Colegio Alemán de Los Ángeles, el Instituto Chileno Alemán de Cultura y la Liga Chileno Alemana

La música de cámara, entendida como diálogo entre dos o más intérpretes, obliga al entendimiento, a la compenetración y al reconocimiento entre ellos. Veinte años dialogando es cuando menos un período que garantiza el buen nivel de conversación entre dos músicos de la talla del violonchelista Arne Neckelmann y el pianista Marc Reichow.

Estos músicos realizarán el día jueves 17 del presente a las 20 hrs. en la sala del Instituto Alemán de Cultura ubicado al lado del Colegio Alemán de Los Ángeles, un concierto único para nuestra comunidad. Ambos músicos se conocieron hace dos décadas en el Conservatorio Nacional Superior de Colonia, Alemania, durante la clase de música impartida por el cuarteto Amadeus, y desde entonces compaginan su actividad profesional con su pasión camerística. Neckelmann reparte su tiempo entre la Orquestra de la Comunitat Valenciana, dirigida por Maazel y Mehta, y sus clases de cello en la Universitat de Valencia, mientras que Reichow mantiene su fructífera trayectoria concertística como solista y como miembro de prestigiosas agrupaciones musicales (Musica Antiqua Köln y el Ensemble Aisthesis).

Su repertorio lo integran Sonatas de Ludwig van Beethoven y otros compositores del siglo XIX. Escuchar su trabajo interpretativo riguroso, virtuosismo sereno, ejecución brillante, es una experiencia difícil de olvidar.

Los intérpretes ajustan encomiablemente la evolución de lenguaje, y cambio de rol que vivió el violonchelo, así como el complejo equilibrio sonoro y dinámico entre ambos instrumentos. A la conocida estilización y personalización del lenguaje y la expresión beethoveniana se unen la estilización y la relevancia cada vez mayor del violonchelo en el diálogo con el piano. Gana en fluidez e independencia, así como en alcance intelectual, prueba de ello es la inesperada fuga del Allegro final de la última Sonata nº 5 en re mayor (op. 102 nº 2), el elegante Scherzo o el cantabile del Adagio de la tercera Sonata en la mayor (op. 69), interpretado con profundo sentimiento por Neckelmann. Primus inter pares, el cello asume definitivamente con Beethoven su mayoría de edad instrumental, que compositores posteriores gozarán a lo largo del XIX con absoluta maestría y fruición.
Publicar un comentario