jueves, 7 de abril de 2011

¿Cómo La Radiación Afecta Al Cuerpo Humano?

Los últimos informes del tiempo, que los vientos sobre la planta de energía nuclear en Japón han cambiado de dirección, y en lugar de soplar las partículas radiactivas en el mar, la pluma nuclear va a la deriva sobre Japón. ¿Qué es lo trágico, de verdad? Teniendo en cuenta que hay más de 5.000 kilómetros de océano entre el Japón y los Estados Unidos para que los materiales radiactivos se dispersen, prefiero tener las consecuencias de esta manera que ver el Japón más en estado de sitio.

Pero los vientos son caprichosos, y la batalla para contener la crisis nuclear de Fukushima Daiichi en la planta dañada por el terremoto, aún continúa.

¿Usted realmente sabes cómo se siente tomando las píldoras de yoduro de mantenimiento? (¿NO ES ASI?). Y yo te di las 11 razones porque las costas del Oeste de los EE.UU. no entraran en pánico por la radiación en Japón (es decir, que estamos seguros en este momento). Pero todavía tengo que ponerme mi delantal blanco y hacerle saber lo que usted debe saber acerca de la radiación nuclear y cómo afecta a nuestros cuerpos.

Así que aquí va. ¿Me estás escuchando allí? ¿Dónde está mi pizarra? Ahora, tenga en cuenta que casi tuve un colapso mental, tratando de mantener buenas calificaciones en mis clases de física pre-medicina en Duke. Esto no es discurso de su amigable vecino físico nuclear. Así que vamos a seguir esta sencilla y real versión.

Radiación 101: los hechos, sólo los hechos, señora

La radiación que nos rodea todo el tiempo. Está en el aire, la tierra, nuestros hogares y nuestra comida (por extraño que parezca, los plátanos y las nueces de Brasil se marcan como los alimentos más radiactivos). El ser humano promedio está expuesto a unos 3 milisieverts de radiación por año, la mayoría es de la radiación cósmica y los procedimientos médicos. A estos niveles, cualquier daño causado puede ser reparado por un cuerpo sano. Aunque esta pequeña dosis de radiación no se ha demostrado que tiene efectos biológicos adversos en los seres humanos, las dosis más altas definitivamente nos puede hacer daño.

Por ejemplo, la planta de energía en Japón se ha registrado como “escupiendo” hasta 800 milisievert por hora.

Entonces, ¿qué sucede?

Cuando las células - y lo que hay dentro de ellas - se exponen a la radiación, los componentes del ADN y las proteínas críticas dentro de la célula pueden presentar “jazzed” (ionizado), lo que significa que los electrones y los átomos harán, que las cadenas de ADN se rompan y la proteínas se desnaturalicen.

Radiación ionizante:

• Conduce a la producción de radicales libres.
• Saltos en enlaces químicos críticos.
• Conduce a cambios en la estructura celular de las células irradiadas.
• Daños vitales en moléculas, como el ADN, el ARN y otras proteínas reguladoras.

Debido a que nuestras células son, en su mayoría agua, esta radiación ionizante rompe el H20 descomponiéndola en radicales libres (H+ y OH-). Cuando las células son dañadas por los radicales libres todo el tiempo, normalmente se reparan, y se mantiene el cuerpo saludable. Sin embargo, altas dosis de radiación puede dañar la capacidad de las células para repararse a sí mismas, y luego todo el infierno se desata.

Esto altera las cosas en todo el cuerpo.

Siguiente: ¿Cómo la radiación puede dañar el cuerpo?

Vamos a hacer un recorrido de cabeza a los pies para investigar cómo las altas dosis de radiación puede dañar el cuerpo humano.

CEREBRO: Las células nerviosas (neuronas) y vasos sanguíneos del cerebro pueden morir, dando lugar a convulsiones.
OJOS: Exposición a la radiación incrementa el riesgo de cataratas.
TIROIDES: Cuando existe un mal funcionamiento de un reactor nuclear, el yodo radiactivo (I-131) puede ser liberado a la atmósfera (esta es una de las partículas que se cuelga en una "pluma radiactiva"). La tiroides es muy sensible a los efectos de la I-131 (de hecho, I-131 presenta una gran afinidad por el tiroides y se usa terapéuticamente para atraer específicamente la radiación a la tiroides con el fin de tratar el cáncer tiroides y la glándula tiroides hiperactiva). Cuando una tiroides saludable está expuesto al I-131, puede conducir a la disminución de la función tiroidea y, con el tiempo, el cáncer de tiroides.
PULMONES: Cuando usted respira partículas invisibles de lluvia radiactiva, puede conducir a cáncer de pulmón en el futuro.
CORAZÓN: Las dosis altas de radiación puede dañar las células en los vasos sanguíneos que alimentan el corazón, la reducción de la función cardíaca.
TUBO DIGESTIVO: las células sensibles de la mucosa intestinal puede resultar dañada, dando lugar a náuseas, vómitos con sangre y diarrea con sangre.
ÓRGANOS REPRODUCTIVOS: células de división rápida (óvulos y espermatozoides) en los ovarios y los testículos pueden morir, lo que lleva a la esterilidad.
PIEL: se dividen rápidamente las células de la piel pueden ser dañadas, dando lugar a lesiones en la piel y quemaduras.
SISTEMA LINFÁTICO: células de división rápida, el linfático puede morir y dañar la médula ósea que puede tener problemas para la reposición de células del sistema inmune, aumentando el riesgo de infecciónes.

¿Cuánto importa la dosis?

Obviamente, la cantidad de radiación en que el cuerpo está expuesto, es importante. Todos estamos expuestos a la radiación todos los días. Las dosis altas de radiación en las células tienden a matarlas, mientras que dosis más bajas tienden a alterar el código genético (ADN). Si suficientes células en un órgano son asesinadas, la falla (Insuficiencia) del órgano se presenta.

Baja dosis de radiación

Es difícil decir exactamente qué dosis de radiación es "segura", pero sin duda, toda radiación flotando en el mar de Japón hacia las costas de EE.UU. es actualmente considerado segura. Mientras que una estación en Sacramento ha detectado "cantidades minúsculas" de un isótopo radioactivo de xenón-133, que se cree tienen su origen en Japón, el nivel detectado debería desembocar en una tasa de dosis "aproximadamente una millonésima parte de la tasa de dosis que una persona normalmente recibe de rocas, ladrillos, el sol y otras fuentes naturales ", según un comunicado de la EPA que informó en este artículo.

Si bien estos niveles no nos ponen en un riesgo biológico conocido, las dosis más altas - como las personas expuestas a radiaciones ionizantes que se someten durante el tratamiento del cáncer - puede aumentar el riesgo de cáncer. Debido a que la radiación mata las células que se dividen rápidamente (por eso lo usamos para tratar las células cancerosas de crecimiento rápido), exposición a la radiación aumenta más el riesgo de cáncer de células de división rápida - que conduce a la leucemia, el linfoma, el cáncer de mama, cáncer de vejiga, cáncer de colon, cáncer de hígado, cáncer de pulmón, cáncer de esófago, cáncer de ovario, el mieloma múltiple y cáncer de estómago. La radiación también puede conducir a cáncer de la próstata, nariz y senos paranasales, garganta, laringe y páncreas. Muchos años pueden transcurrir entre la exposición y el diagnóstico de cáncer.

Así, mientras que en los EE.UU. no parecen estar en riesgo en este momento, los trabajadores japoneses luchando heroicamente contra la posibilidad de fusión nuclear sin duda podrían estar.

800-1600 milisieverts (0.8-1.6 Sieverts)

Los trabajadores respondieron al accidente de Chernóbil y algunos sobrevivientes de la bomba atómica de 1945 estuvieron expuestos a dosis de radiación en este nivel, lo que dio lugar a síndrome de irradiación aguda (enfermedad por radiación). 134 trabajadores de la planta nuclear de Chernobyl expuestos a estos niveles de radiación sufrieron de enfermedad por radiación aguda. De ellos, 28 murieron en los tres meses como resultado de su exposición, y dos murieron en los primeros días.

3.5-5 Sieverts

Es casi imposible predecir el umbral de la cantidad exacta de radiación que tendría que estar expuesto para morir, pero de acuerdo con la Comisión de Regulación Nuclear de los EE.UU., "Se cree que el 50 por ciento de la población moriría dentro de 30 días después de recibir una dosis de entre 3500-5000 mSv (3,5-5 Sieverts) en todo el cuerpo, durante un período que va desde unos pocos minutos a unas pocas horas. "

Todo en el medio

Para todos los últimos Sievert 1, la probabilidad de morir dentro de 30 días aumenta un 15 por ciento por encima de una base de 10 por ciento (lo que significa que una persona expuesta a dos Sieverts de las radiaciones ionizantes tiene una probabilidad del 25 por ciento de morir dentro de 30 días, alguien expuesto a tres Sieverts tiene 45 por ciento de probabilidades de morir dentro de 30 días, a los seis Sieverts, la tasa de mortalidad es del 90 por ciento. La gente pierde el pelo, se vuelven estériles, la médula ósea se apaga - y en dosis elevadas, hemorragias internas y completa conducen a un colapso del sistema inmunológico con infeccionesn generalizadas, hemorragia y muerte.

Perspectiva, gente!

Lo más importante, por favor, es mantener las cosas en perspectiva. Las dosis que estamos hablando aquí son los tipos de dosis que sólo se verán en un desastre nuclear. Nadie, excepto los trabajadores de la planta de energía nuclear en Japón están en riesgo alguno de estas consecuencias graves en este momento - y por sus acciones heroicas, es de esperar, que nunca lo serán.

Que todos podamos decir una oración por aquellos que hemos perdido con el terremoto y el tsunami, así como para todos los trabajadores de las centrales que se están poniendo en riesgo de contraer cáncer, enfermedad por radiación, y la muerte con el fin de proteger al resto del mundo. Que Dios la paz en los corazones de aquellos que están de luto, y llevar el valor y la serenidad a los desastres luchas nucleares, y que Dios vele por sus familias y mantenerlos a salvo. Y que el resto de nosotros vivimos en agradecimiento por nuestra salud, nuestra seguridad, y el don de la vida en esta tierra en este momento notable en la historia.

Para leer más en Inglés: http://www.care2.com/greenliving/radiation-101-how-does-nuclear-radiation-affect-the-body.html#ixzz1IVIMJAOP
Artículo traducido al Español desde Care2 March 23, 2011.-
How Daes Nuclear Radiation Affect The Body
Traductor:
Dr.Manuel H. Conejeros
Quimico Farmaceutico/ Bioquímico; Fisiopatólogo
Bachellor in Sciences, Clinical Lab. Scientific. USA.


The latest weather forecast reports that the winds over the nuclear power plant in Japan have switched directions, and instead of blowing radioactive particles out to sea, the nuclear plume is drifting over Japan. Which is tragic, really. Given that there’s over 5000 miles of ocean between Japan and the United States for radioactive materials to disperse, I’d rather take the fallout this way than see Japan further under siege.

But winds are fickle, and the battle to contain the nuclear crisis at the earthquake-damaged Fukushima Daiichi nuclear power plant still rages.

You already know how I feel about stockpiling iodide pills (DON’T). And I gave you the 11 reasons why US left-coasters shouldn’t freak out about radiation in Japan (namely, we’re safe right now). But I have yet to put on my white coat and fill you in on what you should know about nuclear radiation and how it affects our bodies.
So here goes. Are you listening there in the back (Bueller…Bueller)? Where’s my chalkboard? Now keep in mind that I nearly had a mental meltdown trying to keep my grades up in my pre-med physics classes at Duke. This is not your friendly neighborhood nuclear physicist’s lecture. So we’ll keep this real simple.
Radiation 101: The Facts, Just The Facts, Ma’am.

Radiation surrounds us all the time. It’s in the air, the ground, our homes, and our food (oddly enough, bananas and brazil nuts clock in as the most radioactive foods). The average human is exposed to about three millisieverts of radiation per year, mostly from cosmic radiation and medical procedures. At these levels, any damage done can be repaired by a healthy body. While this small dose of radiation has not been shown to have any adverse biological effects on humans, higher doses can definitely hurt us.

For example, the power plant in Japan has been recorded spewing out up to 800 millisieverts per hour.

So What Happens?

When cells — and what lies within them — get exposed to radiation, components of DNA and critical proteins within the cell get all jazzed up (ionized), meaning that the electrons with our atoms get kicked out, causing the DNA strands to break and the proteins to cramp up (denature).

Ionizing Radiation:

• Leads to the production of free radicals
• Breaks critical chemical bonds
• Leads to changes in cellular structure within irradiated cells
• Damages vital molecules, such as DNA, RNA, and other regulatory proteins

Because our cells are mostly water, this ionizing radiation breaking H20 down is harmful to free radicals (H+ and OH-). While cells are damaged by free radicals all the time, they normally repair themselves, keeping the body healthy. However, high doses of radiation can damage the cell’s ability to repair itself, and then all hell breaks loose.

This shakes things up all over the body.
Next: How radiation can damage the body

Let’s do a head-to-toe walk-through to investigate how high doses of radiation can damage the human body.

BRAIN: Nerve cells (neurons) and brain blood vessels can die, leading to seizures.
EYES: Radiation exposure increases the risk of cataracts.
THYROID: When a nuclear reactor malfunctions, radioactive iodine (I-131) can be released into the atmosphere (this is one of the particles that hangs out in a “radioactive plume”). The thyroid is very sensitive to the effects of I-131 (in fact, I-131’s affinity for the thyroid is used therapeutically to specifically attract radiation to the thyroid in order to treat thyroid cancer and overactive thyroid). When a healthy thyroid is exposed to I-131, it can lead to decreased thyroid function and, over time, thyroid cancer.
LUNGS: When you breathe in invisible nuclear fallout particles, it can lead to lung cancer down the road.
HEART: High doses of radiation can damage the cells in the blood vessels that feed the heart, reducing cardiac function.
GI TRACT: Sensitive cells in the intestinal lining can be damaged, leading to nausea, bloody vomiting, and bloody diarrhea.
REPRODUCTIVE ORGANS: Rapidly dividing cells (eggs and sperm) in the ovaries and testes can die, leading to sterility.
SKIN: Rapidly dividing skin cells can be damaged, leading to skin lesions and burn.
LYMPHATIC SYSTEM: Rapidly dividing lymphatic cells die and damaged bone marrow may have trouble replenishing these immune-boosting cells, increasing the risk of infection.

How Much Does Dose Matter?

Obviously, how much radiation the body is exposed to matters a lot. We are all exposed to radiation every day. High doses of radiation tend to flat out kill cells, while lower doses tend to alter the genetic code (DNA) of cells. If enough cells in an organ are killed, organ failure can result.

Lower Doses of Radiation

It’s hard to say exactly what radiation dosage is “safe,” but certainly, any radiation floating across the sea from Japan to the US is currently deemed safe. While one station in Sacramento detected “minuscule quantities” of a radioactive isotope xenon-133, believed to have originated from Japan, the level detected would result in a “dose rate approximately one-millionth of the dose rate that a person normally receives from rocks, bricks, the sun and other natural sources,” according to an EPA statement reported in this article.

While these levels do not put us at any known biological risk, higher doses — such as those people exposed to ionizing radiation during cancer treatment undergo — can increase the risk of cancers. Because radiation kills rapidly dividing cells (which is why we use it to treat fast-growing cancer cells), radiation exposure most increases the risk of cancers of rapidly dividing cells — leading to leukemia, lymphoma, breast cancer, bladder cancer, colon cancer, liver cancer, lung cancer, esophageal cancer, ovarian cancer, multiple myeloma, and stomach cancers. Radiation may also lead to cancers of the prostate, nose/sinuses, throat/larynx, and pancreas. Many years can transpire between exposure and a cancer diagnosis.

So while we in the US do not appear to be at risk right now, the Japanese workers heroically battling against the possibility of nuclear meltdown certainly might be.
800-1600 Millisieverts (0.8-1.6 Sieverts)

Workers responding to the Chernobyl accident and some 1945 atomic bomb survivors were exposed to radiation doses at this level, which resulted in Acute Radiation Syndrome (radiation sickness). 134 plant workers at Chernobyl power plant exposed to these levels of radiation suffered from acute radiation sickness. Of these, 28 died within three months as the result of their exposure, and two died within the first few days.

3.5-5 Sieverts

It’s nearly impossible to predict the threshold of exactly how much radiation you would need to be exposed to in order to die, but according to the US Nuclear Regulatory Commission, “It is believed that 50 percent of a population would die within 30 days after receiving a dose of between 3500-5000 mSv (3.5-5 Sieverts) to the whole body, over a period ranging from a few minutes to a few hours.”
Everything In Between

For every Sievert past 1, the chance of dying within 30 days increases 15 percent above a base of 10 percent (meaning that someone exposed to two Sieverts of ionizing radiation has a 25 percent chance of dying within 30 days; someone exposed to three Sieverts has a 45 percent chance of dying within 30 days; at six Sieverts, the death rate is 90 percent). People lose their hair, become sterile, their bone marrow shuts down — and at high doses, internal bleeding and complete immune system breakdown lead to overwhelming infection, hemorrhage, and death.

Perspective, People!

Most importantly, please keep things in perspective. The doses we’re talking about here are the kinds of dosages we’ll only see in nuclear disaster. No one except the workers at the nuclear power plant in Japan are at risk of any of these severe outcomes right now — and because of their heroic actions, hopefully, we never will be.

May we all say a prayer for those we have lost to the earthquake and tsunami, as well as for all the power plant workers who are putting themselves at risk of cancer, radiation sickness, and death in order to protect the rest of the world. May God bring peace to the hearts of those who are mourning, and bring courage and serenity to those battling nuclear disaster, and may God watch over their families and keep them safe. And may the rest of us live in gratitude for our health, our safety, and the gift of living on this earth at this remarkable time in history.

Read more: http://www.care2.com/greenliving/radiation-101-how-does-nuclear-radiation-affect-the-body.html#ixzz1IVIMJAOP
Publicar un comentario