domingo, 10 de julio de 2011

Clima De Negación ¿Puede La Ciencia Y La Verdad Soportar A Los Comerciantes De Veneno?

Artículo original: Our Chairman Al Gore just published a major article in a special summer issue of Rolling Stone.
Artículo publicado por Al Gore ha publicado un artículo en una edición de Verano de “Rolling Stone”

La primera vez que recuerdo haber escuchado la pregunta "¿es real?" fué cuando me fui de niño a ver un espectáculo itinerante montado por "luchadores profesionales" una noche de verano en el gimnasio de la Escuela Primaria River Forks en Elmwood, Tennessee.

La evidencia de que era real, era palpable: "Hay realmente daño a los demás ya que la sangre es real?. Mira allí no se puede fingir eso!" Por otro lado, era evidente que un guión (o en lenguaje de hoy, una "narrativa"), con buenos para animar y abuchear a los malos.

Pero el personaje más extraño y en cierto modo más interesantes de estos dramas era el árbitro: Cada vez que el chico malo cometía una violación grave y evidente de las "reglas" - tal y como eran - como el uso de una silla de metal para golpear al bueno en la cabeza, el árbitro siempre parecía estar preocupado en una de los esquinas, o mirando para otro lado. Sin embargo, cuando el bueno - después de absorber el abuso y la injusticia que cualquier persona razonable podría tolerar - cometiera la menor infracción, el árbitro estaba encima de él. La respuesta a la pregunta "¿Es esto real?" parecía conectada a la cuestión de si el árbitro se confundió de alguna manera sobre su papel: ¿Era él también un artista?

Eso es más o menos el papel en que el partido será jugado por la mayoría de los medios de comunicación en el arbitraje de la lucha actual coinciden sobre si el calentamiento global es "real", y si tiene alguna conexión con la constante descarga de 90 millones de toneladas de emisiones de efecto invernadero en la delgada capa de la atmósfera de la Tierra cada 24 horas.

Es cierto que la competencia sobre el calentamiento global es un desafío para el árbitro, porque es un partido por equipos, un verdadero caso para todos. En una esquina del ring están Ciencia y la Razón. En la otra esquina: Los contaminadores tóxicos y los ideólogos de derecha.

Forma en que Obama renunció a la legislación sobre el cambio climático.

El árbitro - en esta analogía, son los medios de comunicación - parecen confundidos sobre si están en el negocio de las noticias o en el negocio del entretenimiento. ¿Son responsables de asegurar un partido justo? ¿O es parte del espectáculo, la venta de boletos y la constitución de la audiencia? El árbitro ciertamente parece distraído: por Donald Trump, Charlie Sheen, el último espectáculo de la realidad - la lista de las obsesiones de serie es demasiado largo enumerar aquí.

Pero cualquiera que sea la causa, el árbitro no parece darse cuenta de que los contaminantes y los ideólogos están pisoteando todas las "reglas" del discurso democrático. Están financiando a pseudocientíficos, cuyos trabajos es para la fabricación de duda acerca de lo que es verdadero y lo falso, la compra de los funcionarios electos que con los sobornos que los propios políticos han hecho "legal" y ahora se pueden hacer en secreto, de gastar cientos de millones de dólares cada año sobre publicidad engañosa en los medios de comunicación, la contratación de cuatro anti-grupos de presión para todos los miembros del Senado de los EE.UU. y la Cámara de Representantes. (Pregunta: ¿Michael Jordan han sido una estrella si estaba cubierto por cuatro jugadores defensivos para cada paso que daba en la cancha de baloncesto?)

Cómo las compañías de petróleo y gas han bloqueado el progreso en el calentamiento global.

Este script, por supuesto, no es totalmente nuevo: Medio siglo atrás, cuando la Ciencia y la Razón establecieron el vínculo entre los cigarrillos y las enfermedades pulmonares, la industria tabacalera contrató a actores, vestidos como médicos, y les pagó para ser vistos en las cámaras de televisión y decirle a la gente que la relación que se revela en el informe de la Dirección General de Salud no era real en absoluto. El espectáculo se prolongó durante décadas, con más estadounidenses que mueren cada año por los cigarrillos que todos los soldados de EE.UU. muertos en toda la Segunda Guerra Mundial.

Esta vez, el consenso científico es aún más fuerte. Que ha sido respaldado por todos los de la Academia Nacional de Ciencias de la mayoría de países en el planeta, todos los grandes profesionales de la sociedad científica relacionada con el estudio del calentamiento global y el 98 por ciento de los científicos del clima en todo el mundo. En el estudio más reciente y autorizada por 3.000 de los mejores expertos científicos en el mundo, la evidencia fue juzgada como un "inequívoco".

¡Pero espera! Los Buenos muchachos transgredieron las reglas del decoro, como lo demuestran en sus correos electrónicos privados que fueron robados al ponerlos en la Internet. El árbitro está por todas partes: Penal! Ir a su esquina! Y en sus 3.000 páginas del informe, los científicos hicieron algunos errores! Otro penal!

Y así la mayoría de la audiencia queda confundida acerca de si la crisis del clima es real? Bueno, el show debe continuar. Después de todo, es entretenimiento. Hay entradas a la venta, y los ojos sin despegar de la pantalla.

Parte del guión de este espectáculo se filtró a The New York Times a partir de 1991. En un documento interno, un consorcio de los más grandes contaminadores del calentamiento global escribió su estrategia principal: "Vuelva a colocar el calentamiento global como teoría, en lugar de los hechos." Desde entonces, han sembrado la duda aún en formas más eficaz que las compañías de tabaco delante de ellos.

Al vender su falsa narrativa, los contaminantes y los ideólogos han encontrado que es esencial, para socavar el respeto del público por la ciencia y la razón, atacar la integridad de los científicos del clima. Es por eso que los científicos son regularmente acusados de falsificar pruebas y exagerar sus implicaciones en un esfuerzo codicioso de ganar más becas de investigación, o en secreto persiguiendo una agenda política oculta para ampliar el poder del gobierno. Tales insultos difamatorios son profundamente irónicos: ideólogos extremistas - muchos financiados o empleados por los contaminadores de carbono – a los científicos los acusan de ser los ideólogos extremistas codiciosos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, un filósofo estudió el impacto de la propaganda organizada en la calidad del debate democrático, escribió, "La conversión de todas las cuestiones de la verdad en cuestiones de poder ha atacado el corazón mismo de la distinción entre lo verdadero y lo falso."


Versión Original

Climate of Denial Can science and the truth withstand the merchants of poison?
Comment 140

June 22, 2011 7:45 AM ET
The first time I remember hearing the question "is it real?" was when I went as a young boy to see a traveling show put on by "professional wrestlers" one summer evening in the gym of the Forks River Elementary School in Elmwood, Tennessee.

The evidence that it was real was palpable: "They're really hurting each other! That's real blood! Look at there! They can't fake that!" On the other hand, there was clearly a script (or in today's language, a "narrative"), with good guys to cheer and bad guys to boo.

But the most unusual and in some ways most interesting character in these dramas was the referee: Whenever the bad guy committed a gross and obvious violation of the "rules" — such as they were — like using a metal folding chair to smack the good guy in the head, the referee always seemed to be preoccupied with one of the cornermen, or looking the other way. Yet whenever the good guy — after absorbing more abuse and unfairness than any reasonable person could tolerate — committed the slightest infraction, the referee was all over him. The answer to the question "Is it real?" seemed connected to the question of whether the referee was somehow confused about his role: Was he too an entertainer?

That is pretty much the role now being played by most of the news media in refereeing the current wrestling match over whether global warming is "real," and whether it has any connection to the constant dumping of 90 million tons of heat-trapping emissions into the Earth's thin shell of atmosphere every 24 hours.

This article appears in the July 7, 2011 issue of Rolling Stone. The issue is available on newsstands and in the digital archive on June 24.

Admittedly, the contest over global warming is a challenge for the referee because it's a tag-team match, a real free-for-all. In one corner of the ring are Science and Reason. In the other corner: Poisonous Polluters and Right-wing Ideologues.

How Obama gave up on climate change legislation

The referee — in this analogy, the news media — seems confused about whether he is in the news business or the entertainment business. Is he responsible for ensuring a fair match? Or is he part of the show, selling tickets and building the audience? The referee certainly seems distracted: by Donald Trump, Charlie Sheen, the latest reality show — the list of serial obsessions is too long to enumerate here.

But whatever the cause, the referee appears not to notice that the Polluters and Ideologues are trampling all over the "rules" of democratic discourse. They are financing pseudoscientists whose job is to manufacture doubt about what is true and what is false; buying elected officials wholesale with bribes that the politicians themselves have made "legal" and can now be made in secret; spending hundreds of millions of dollars each year on misleading advertisements in the mass media; hiring four anti-climate lobbyists for every member of the U.S. Senate and House of Representatives. (Question: Would Michael Jordan have been a star if he was covered by four defensive players every step he took on the basketball court?)

How oil and gas companies have blocked progress on global warming

This script, of course, is not entirely new: A half-century ago, when Science and Reason established the linkage between cigarettes and lung diseases, the tobacco industry hired actors, dressed them up as doctors, and paid them to look into television cameras and tell people that the linkage revealed in the Surgeon General's Report was not real at all. The show went on for decades, with more Americans killed each year by cigarettes than all of the U.S. soldiers killed in all of World War II.

This time, the scientific consensus is even stronger. It has been endorsed by every National Academy of science of every major country on the planet, every major professional scientific society related to the study of global warming and 98 percent of climate scientists throughout the world. In the latest and most authoritative study by 3,000 of the very best scientific experts in the world, the evidence was judged "unequivocal."

But wait! The good guys transgressed the rules of decorum, as evidenced in their private e-mails that were stolen and put on the Internet. The referee is all over it: Penalty! Go to your corner! And in their 3,000-page report, the scientists made some mistakes! Another penalty!

And if more of the audience is left confused about whether the climate crisis is real? Well, the show must go on. After all, it's entertainment. There are tickets to be sold, eyeballs to glue to the screen.

Part of the script for this show was leaked to The New York Times as early as 1991. In an internal document, a consortium of the largest global-warming polluters spelled out their principal strategy: "Reposition global warming as theory, rather than fact." Ever since, they have been sowing doubt even more effectively than the tobacco companies before them.

To sell their false narrative, the Polluters and Ideologues have found it essential to undermine the public's respect for Science and Reason by attacking the integrity of the climate scientists. That is why the scientists are regularly accused of falsifying evidence and exaggerating its implications in a greedy effort to win more research grants, or secretly pursuing a hidden political agenda to expand the power of government. Such slanderous insults are deeply ironic: extremist ideologues — many financed or employed by carbon polluters — accusing scientists of being greedy extremist ideologues.

After World War II, a philosopher studying the impact of organized propaganda on the quality of democratic debate wrote, "The conversion of all questions of truth into questions of power has attacked the very heart of the distinction between true and false."

Información y traducción gentileza de
Dr. Manuel H. Conejeros.
Publicar un comentario