jueves, 29 de diciembre de 2011

Planteando Nuevos Desafíos Concluyó Curso De Robótica Escolar En Chillán






Con la certificación de todos los equipos participantes se cerró la etapa 2011 del trabajo en torno a la robótica escolar. Como una forma de esbozar los desafíos futuros se realizó una demostración de la última competencia de la First Lego League (FLL).

Concluyendo lo que fue el ciclo de trabajo durante este 2011, se concretó la certificación del curso de robótica escolar que convocó a los equipos de los diferentes establecimientos educacionales del sistema municipalizado de educación. “La evaluación es altamente positiva por la participación y el compromiso demostrados; esto nos permite proyectar el próximo año con un torneo ligado a la First Lego League (FLL), además los equipos van a comenzar a practicar y esperamos que un grupo participe en los torneos regional y nacional”, precisó Marco Aguilera, encargado de informática del Daem.

A las escuelas se les entregó un diploma de participación y un certificado a cada uno de los alumnos y profesores. En total fueron 18 sesiones que implicaron 45 horas cronológicas de trabajo. “Fue un curso bastante significativo. Hay una visión que conservo donde más que lo rentable de las soluciones robotizadas, se orienta a que son una oportunidad de salvar muchas vidas”, destacó el profesor responsable del curso, Jaime Ábrigo, quien reiteró que Chillán es la única municipalidad en el país que ha logrado este alcance con la robótica escolar.

Al cierre de la jornada se concretó una demostración del tapete 2011 de la First Lego League (FLL) con miras a los nuevos desafíos que se han planteado los equipos. De hecho, se expresaron las gestiones que se están concretando para adquirir este equipamiento. “Fue una experiencia realmente bonita el curso, aprendimos bastante, fue una robótica más avanzada. La prueba de hoy nos dejó entusiasmados, quedamos con ganas de seguir aprendiendo”, señaló Valeria Zuñiga, docente de la Escuela República de Italia. “Al comienzo el curso fue difícil, pero nos fuimos complementando y seguimos aprendiendo”, destacó el alumno del mismo establecimiento Exequiel Larenas. “Ahora estamos con más ánimo de seguir con esta última prueba que conocimos”, agregó su compañero de equipo Pablo Larenas. Sin duda, ya están sentadas las bases de la robótica escolar en Chillán.
Publicar un comentario