lunes, 18 de marzo de 2013

No Al Teatro Pencopolitano... Por Ingrid Odgers Toloza

Un breve análisis:

Cuando el CNCA hizo el llamado para el diseño arquitectónico del "Teatro Regional" proyectó un costo de 9.000 millones de pesos, con un aporte fijo e inamovible de ese organismo del 20%, es decir, unos 1.800 millones de pesos.

Y el 80% restante debe aportarlo la Región del Biobío, a través de los recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) que representan el 8% de los dineros locales de libre disposición que para el 2013 bordean los 118 mil millones de pesos.

Cuando el arquitecto creador del diseño hiciera llegar un último informe técnico a la Dirección de Arquitectura de la seremi de Obras Públicas de la Región del Bio Bío, informó que el proyecto no cuesta 9.000 millones de pesos como lo estimó el CNCA, cuando llamó a licitación para el concurso arquitectónico, sino que su costo real es de 14.000 millones.

Si se confirma la cifra por sobre los 14.000 millones de pesos se le estaría imponiendo una carga presupuestaria cercana al 90% del costo total a la Región, a lo que se suman los recursos para mantención.
Víctor Valenzuela, consejero señala que destinar del FNDR ese nivel de recursos “raya en la locura”, considerando que hay importantes bolsones de pobreza, carencia de infraestructura básica, social, de salud, educacional y sanitaria.

Marcelo Chávez consejero manifestó en el 2012: “No es justo ni equilibrado tener que destinar tantos recursos locales  prioritarios para algunas de las 54 comunas con las mayores necesidades sociales”.

El intendente Víctor Lobos expresó: “El Presidente Sebastián Piñera directamente me dio la instrucción de construirle un Teatro Regional a Juan Eduardo King, lo antes posible”, porque es SU SUEÑO.

Vamos  a ver: Se supone que las entidades gubernamentales tienen que realizar los sueños de la gente no los personales y ajustarse a los recursos para no desestabilizar a toda una región.

Me atrevo a decir que los trabajadores del arte y la cultura con mucho menos recursos pueden desarrollar su labor en tranquilidad y respeto. Los trabajadores del arte y la cultura no quieren lesionar a las comunas más pobres de la región. Tienen conciencia social y compromiso. Existen muchos y muchas que no se rigen por caprichos de algunas autoridades.

Las necesidades fundamentales son la creación de espacios para los artistas para mostrar sus obras, equipamiento para crear, editar, diseñar y difundir sus trabajos a nivel nacional e internacional. Un equipo asesor en producción y marketing que abra nuevos horizontes para el desarrollo artístico y cultural local, que sea objetivo en la selección de obras actuales y no se base en amiguismo o conveniencia. Es decir necesitamos un equipo transparente que tenga pasión por el trabajo artístico local, respeto por las obras y sepa encauzar a los creadores para la obtención de recursos para enfrentar la vida cotidiana y crear sin zozobras. Es indispensable que las artes se incluyan en el curriculum escolar para la formación de audiencias. Esto es YA, ¡¡AHORA!!

Lo otro indispensable son espacios para la realización de escuelas de arte y cultura, las salas para exposición de libros editados en la región, sin exclusión de personas.

Ojalá que las autoridades tengan en algún momento una ampolleta que les ilumine y se informen más de arte y cultura y desechen deseos egoístas y pretenciosos, ya sabemos que desconocen nuestra realidad, el esfuerzo o la carencia de hacer arte en Chile. Esa es nuestra impotencia, dolor y furia, que en estas breves líneas mostramos sin temor sabiendo que somos libres para elegir y decidir lo que deseamos. Nadie puede arrogarse el derecho de decidir lo que necesitan los creadores, los trabajadores del arte y la cultura de la región del Bio Bio. Debiera haber un cabildo, una convocatoria a los artistas en todas las comunas, en toda la región para decidir mediante votación nuestras necesidades, no pueden decidir quiénes desconocen la labor artística. ¡¡NO!!

Requerimos espacios disponibles para todos y en forma gratuita acorde a nuestras necesidades de creación.

¿De qué nos sirven diseños  espaciales, fríos y onerosos?
¿Para darle trabajo a artistas extranjeros?
¿Para darle escenario a la élite penquista?
¿Para seguir blindando el trabajo de los mismos de siempre?

Ingrid Odgers Toloza
Poetisa, Novelista y Gestora Cultural
Región del Bio Bío
Publicar un comentario