sábado, 21 de agosto de 2010

Ciudadanos Por La Salud Pública

MANIFESTACIÓN CIUDADANA - ACTO CULTURAL A 6 MESES DE LA CATASTROFE

Observamos con indignación que cada vez más se impulsan políticas que conducen a debilitar el sistema de salud pública en nuestro país y región. En vez de apostar a fortalecerlo, se hace lo contrario, se disminuyen presupuestos, se apuesta a la privatización a través del sistema de concesiones y se desconoce el aporte histórico que la salud pública ha tenido en nuestro país.

Los notables logros sanitarios de nuestro país son inseparables de la existencia de un sistema de salud pública sólido. Gracias a ellos nuestro país tiene hoy día esperanza de vida de país desarrollado. Sin embargo, se quiere hacer creer que salud pública es igual a ineficiencia.

Las serias insuficiencias que presenta la salud pública en Chile no se deben a su carácter público, sino, por el contrario, a que nuestro Estado no ha provisto al sistema de los recursos necesarios para su adecuado funcionamiento. Por ejemplo, el déficit de camas es de alrededor de 10.000, cifra que ha aumentado después de los daños del terremoto. No hay gestión eficaz posible si los recursos son insuficientes. La salud tiene un costo. Nuestro sistema público, con el 2,9% del PIB, atiende al 73% de la población de nuestro país y a quienes tienen más
necesidades: los más pobres, la población de mayor edad y a los más enfermos. El sistema privado absorbe la misma cantidad de recursos pero atiende sólo al 17% de la población. Las diferencias de recursos son abrumadoras.

El derecho a la salud sólo puede ser garantizado por un sistema público de calidad, el única capaz de responder a las necesidades de la población más vulnerable. El desastre vivido por nuestra región mostró la relevancia de la salud pública para responder a las necesidades de la comunidad. Sin embargo, el actual Gobierno, en vez de aportar con más recursos para las crecientes necesidades generadas por la catástrofe, recortó en dos mil millones el presupuesto del Servicio de Salud Talcahuano. Es increíble que el Servicio que atiende a la población más
golpeada por el desastre esté experimentando esta reducción presupuestaria. Las
consecuencias son graves e inmediatas: menor disponibilidad de fármacos, de horas médicas, aumento de lista de espera, entre otros. Recientemente destacado por su eficacia en la reducción de las listas de espera, el Hospital Las Higueras es uno de los más afectados.

A meses del Bicentenario, nuestra región no tiene nada que celebrar. Está herida y golpeada y las políticas que se implementan no se condicen con la gravedad y urgencia de la situación.

Nuestro sistema público de salud debe ser protegido de políticas que amenazan dañarlo irreversiblemente. En lo inmediato, deben reponerse los recursos recortados.

De fondo, debe aumentarse el presupuesto en salud. FONASA debe pagar el costo real de las prestaciones. Debe aumentarse la dotación de recursos humanos y aprovecharse en plenitud la infraestructura disponible. Se está haciendo todo lo contrario. Por esta razón, el movimiento CIUDADANOS POR LA SALUD PUBLICA adhiere a la manifestación que distintas organizaciones están convocando para conmemorar los seis meses de la catástrofe.

Invitamos a todos los ciudadanos, vestidos de luto, a manifestar su voluntad de defender la salud pública y una reconstrucción verdadera de nuestra Región el día viernes 27 de agosto a las 12 hrs. en la Plaza de Armas.
Publicar un comentario