sábado, 25 de septiembre de 2010

Personajes De Quillón



La señora Mercedes Veloso fue una dama muy conocida y querida por los habitantes de Quillón, la encontrábamos en los cumpleaños de mi abuelo y otras fiestas familiares como casamientos y muertes de chancho. Era común verla de compras en el centro saludando y conversando con sus conocidos que eran muchos. Los domingos eran sagrados para ella que era muy católica sabíamos que estaba allí en la misa aunque no la viéramos porque llegado el momento de las peticiones con mucha devoción, (desde su reclinatorio propio) no dejaba de pedir por las “benditas animas del purgatorio”.

Vestía de café por una manda que hizo cuando sus hijas aún eran jóvenes, por el resto de su vida a la virgen del Carmen para que esta le diera buenos maridos a sus hijas por lo que he sabido la virgen le cumplió.

Ella era la mejor anfitriona, en su casa de Coyanco recibía a sus amigos y familiares, su casa era grande con corredores con la típica galería con plantas, mesitas con figuritas y las infaltables fotos familiares. Fue una gran pena para muchos que estuvimos ahí, cuando un temporal de lluvia muy prolongado destruyo su casa. Ahí recibió a don Jorge Alessandri cuando estaba en su campaña para la presidencia, el estuvo tan a gusto con ella que tomando su mano al despedirse le prometió:
- Señora Mercedes si salgo elegido, no dude en pedirme lo que se le ofrezca, yo estaré a su disposición.

Para muchos puede sonar como palabras de buena crianza pero don Jorge cumplió cuando ella le solicito un favor: su hija Norma, recién egresada como profesora básica
necesitaba trabajar... pero en Quillón, cerca de su casa. Basto una carta, y la respuesta del presidente no demoro en llegar, sorprendiendo a la directora, en ésta daba la orden de crear un curso si fuese necesario. La Sra. Aida Mora decidió dividir el primero donde mi tía Norma empezó su carrera como profesora, después ella se fue y siguió existiendo el primero A y el B que se reunían en un solo segundo. Se decía que en le B estaban las flojas, las desordenadas, pero no era verdad, ahora ya saben cual fue la razón de la existencia de los dos primeros, fue por la señora Mercedes Veloso que le cobro la palabra nada menos que al presidente de la república.

Por
Nancy Sepulveda Navarrete

Historias de La Nancy
Publicar un comentario