lunes, 2 de julio de 2012

El Litio Chileno Para Los Chilenos



El litio es un metal cuyas máximas reservas mundiales se encuentran en el salar de Uyuni en Bolivia y en el salar de Atacama, en Chile. Aunque Chile es actualmente el primer productor mundial, la demanda creciente del mineral ha hecho proyectar un incremento de cien mil toneladas.


Por su carácter estratégico (la producción de tritio de las centrales nucleares) y su uso en la mayoría de las baterías de alto rendimiento, como las de los autos eléctricos, celulares, computadores y otros artefactos, el valor del litio ha ido creciendo progresivamente en los últimos años, pasando de los 1.500 dólares por tonelada, a los casi 6.000 dólares que vale al día de hoy.

A pesar de lo anterior, el gobierno chileno no considera que el litio sea un mineral estratégico y pretende entregar una concesión a privados, burlando la legislación minera a través de un oscuro decreto vigente, el decreto 2.886 promulgado por Pinochet en 1979 y en virtud del cual la dictadura privatizó la minería en Chile.

El ministerio de minería publicó las bases de la licitación en la cual se pretende entregar una concesión de 20 años para una extracción de 100.000 toneladas, contra un pago de un 7% de royalty más los impuestos vigentes.

Considerando el precio actual del litio, esto generaría un ingreso para el país de aproximadamente 350 millones de dólares anuales y una ganancia privada de 450 millones de dólares por año, lo que proyectado a 20 años significaría una recaudación de 7.000 millones de dólares, frente a una ganancia privada de 9.000 millones de dólares.

Si la inversión inicial requerida para iniciar la faena es de unos 1.000 millones de dólares ¿por qué no hacemos la inversión como país y hacemos entrar a las arcas fiscales esos 8.000 millones de diferencia?

Algunos dice: ¡es que las empresas estatales son menos eficientes! Y nosotros respondemos: es cierto, CODELCO es un 10% menos eficiente que la competencia privada. Entonces, no serán 15.000 millones los que recaudaremos... serán "sólo" 13.500.

Pero la verdad es otra y la sabe todo Chile: la cerdocracia pretende concesionar estos recursos a sus hermanos, a sus primos y a sus amigos, los que seguirán enriqueciéndose mientras el pueblo de Chile sigue empobrecido.

Recuperemos lo que es nuestro.
No + cerdocracia
Publicar un comentario