sábado, 14 de mayo de 2016

El Gran Bastardo Egoísta

Cuando el tiempo me presiona
Y mis ojos solo se abren para ver injusticias
Mi corazón... jugarreta del cigarrillo
Se abre para escribir una sonrisa... Allá arriba junto a la Luna... A un costado de la locura... Donde habitan los locos... Donde, en silencio, lloran los payasos... Lejos de la verdad... Más cerca de la magia... Donde empiezan a construirse las mentiras.
En ese pequeño mundo... Que por ser simple es mundano...
Es donde recuerdo... Mis más añorados deseos... Hacer de mis manos todo lo posible... Menos, que Dios no lo permita, ser un daño.
Ya tal vez por eso no es extraño... Que una vida se viva como el ser más lejano...
Allá donde el silencio se hace más fuerte que la sombra... Ella siempre dueña de cualquier espacio... Origen de los sueños... Dulces espejismos... Dueños del engaño... Donde el más duro recuerdo es la bruma esculpiendo mi mano pensando en tus madrugadas... Celando tus pensamientos... Dulces porque mi nombre es privado... Y tu aliento sin quererlo es mi lamento... Porque sin quererlo.. Hoy mi nombre es silencio... Por Dios... Espero, hoy, despiertes con un beso.
En silencio
Lejos
En tus mejillas 
Con mis manos dejando de ser un sueño.
Con mi rostro... En secreto
Cerca de la tibieza que ocupe mis palabras... Que desde aquel tiempo son un pecado... Borrado por el tiempo... A oscuras madrugando en las calles... Que son un misterio para lo que hoy es tu padre. De un tiempo a este momento... Tan solo un instante, el mismo que hoy, cuando tu voz lea estas palabras imposibles, compartan esta esperanza en tus labios susurrando esta locura que se me ocurrió llamarle Amor... 
Tan absurda y sin razones... Tan descarriada y llena de clamores
Tan mía 
Y cuando termines de leerlas
Son palabras nuestras
Lejos del control
Lejos... Muy lejos de la desidia
Escritas con las mismas manos que te anhelan
Con la misma piel que te quiere amor mio
Jugando entre los viernes de sonrisas y esos bastardos domingos de entrega total 
Allá... Donde el tiempo... Es el Gran Bastardo Egoísta.

Luis Fraczinet
Publicar un comentario en la entrada