jueves, 19 de mayo de 2016

Prólogo al Libro de poemas "De Ser Humano a Ser Humano"

Prólogo al Libro de poemas "De Ser Humano a Ser Humano" del Poeta Luis Fraczinet por Alicia Pereda Saavedra.

Luis Fernando Fraczinet Chávez, generoso en la amistad, irreverente, mordaz en sus comentarios, irónico, de risa franca y espontánea, generador de redes culturales, amante de su tierra, defensor de causas perdidas, padre de dos hermosos hijos. Difícil es resumir en un par de líneas lo que este hombre-poeta ha visto y vivido.
Su poesía nos lleva a descubrir esa otra parte que se oculta ante la realidad fría del día a día: la ternura, cualidad que muchas veces pasa a ser una maldición. En sus versos podemos encontrar la lucha del hombre por encontrar ese ideal que se vislumbra en un sueño que nos deja vacíos al despertar al enfrentarnos con nuestra vulnerabilidad como seres humanos, al rencor, el desamor, la apatía del otro, ese incontenible deseo de cambiarlo todo, la frustración por las esperanzas y anhelos no realizados. Sin embargo, una luz brilla en su poesía que hace creer una vez más en el ser humano: el AMOR. Ese amor que es dado sin censura ni medida, que nace en la piel de una mujer y se prolonga en la vida de dos seres que son el motor de su vida, sus hijos. 
Luís nos regala en sus versos gran parte de su intimidad, pero que, siendo suya, comunica una verdad común para todos en un lenguaje cercano, ajeno a la retórica especializada de la mayoría de los poetas que dejan al lego en estas artes buscando una explicación a sus escritos. 
¿Qué es la poesía de Luís?, dejemos que él nos lo diga:
“La poesía es…cuando parpadeamos…un instante…un instante que comparto contigo, ahora! Cuando sé que respiras conmigo. La poesía es…el sueño más agotador, el alivio de aquellos momentos en que desespero por sentirme un ser humano. Una escusa para darle tarea a mis manos Cundo no tengo tu rostro para recoger aquella última lágrima…El temporal que no cesa de ser otro pretexto para humedecer mi rostro…El espacio que cobija mi alma cuando yace mi piel a la espera de unas gotas de tranquilidad…La suave brisa, la mirada, la palabra, la compañía y la soledad.”
¿Qué más se puede decir?... Solo recoger la noche en un cenicero y bebernos el más dulce vino en compañía de este Poeta Cesante, Filòsofo de Cocina y Especialista en Sacrificios Mayas

Alicia Pereda Saavedra
Poetisa
Publicar un comentario