jueves, 10 de junio de 2010

Malón Tucapelmeu - Batalla de Tucapel

MALÓN TUCAPELMEU (BATALLA DE TUCAPEL):
25 de Diciembre de 1553.
Marri marri pu peñi, marri marri pu lamien, marri marri kom pu che.

Les envío en el presente werken la Batalla de Tucapel, información ya enviada anteriormente y que se encuentra en notas de nuestro grupo.

Don Pedro de Valdivia sale desde
+hacia Quilacoya para, según algunos, explorar la zona y según otros reforzar los fuertes que se habían fundado en el corazón de la Araucanía.

Durante todo el trayecto no tuvo la más mínima resistencia, lo que ya le parecía raro, por lo que decidió enviar una avanzada que no volvió a ver, salvo sus restos humanos. Se dirigía a Quilacoya, pero consideró mejor avanzar hacia Tucapel para encontrarse con Gomez de Almagro que contaba con varios refuerzos.

Cuándo llegó a Tucapel el espectáculo fue increíble y deprimente para el Gobernador. El fuerte estaba absolutamente destruido, humeante y despoblado. Ordenó a la tropa levantar un campamento en las mismas ruinas para descansar los caballos y sus cansados cuerpos. En el preciso momento en que descansaban holgadamente se escuchó el temible sonido del Küll Küll (cuerno Mapuche), Valdivia ordenó montar los caballos y dispuso las posiciones de sus hombres para la batalla. Dividió sus fuerzas en tres cuadrillas de soldados, cada una de 20 hombres, y esperaron el ataque de los Mapuche que salían del bosque decididos a todo.

Cuenta Encina que como buenos cruzados antes de presentar batalla y a pesar de la extrema cercanía de las tropas de Leftrarü, Valdivia dispuso que todos sus soldados incluyéndose él, pusieran una rodilla en el suelo y rezaran a la Virgen María mientras silbaban las flechas por sus oídos, Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros...

El primer choque fue beneficioso para los Españoles que sacaron la mejor parte logrando rechazar el ataque y enviar a la caballería tras los Mapuche que corrían a refugiarse al bosque. Más tranquilos y con sensación de victoria escucharon sonar nuevamente el Küll Küll, cosa que los sorprendió porque no era lógico en aquella época una batalla presentada de esa manera, y apareció una nueva masa de guerreros frescos y descansados a enfrentar al invasor, nuevamente fueron rechazados para que al sonar a lo lejos el Küll Küll huyeran a refugiarse sin poder ser perseguidos por la caballería Española porque huían cerro abajo hacia el bosque.

Nuevamente se escuchó el Küll Küll y los Españoles cansadísimos, sedientos y secos por el polvo comenzaron a dar muestras evidentes de fatiga y desesperación.

Nunca antes se había visto una estrategia empleada de tal forma (guerra de guerrillas), Leftrarü había creado un nuevo sistema de guerra, que hasta esa fecha era desconocido. Con la tercera carga y el uso letal de macanas, cuerdas y boleadoras en contra de los caballos Españoles la batalla se inclinó en favor de los Mapuche.

El golpe de gracia lo dio el mismísimo Leftrarü, quién montado en su caballo cargó en contra del Español invasor terminando por masacrar al enemigo.

Cuenta la leyenda que Don Pedro de Valdivia ante la inminente derrota comentó a quiénes lo rodeaban ¿Caballeros que haremos?. El Capitán Altamirano le respondió ¡Que quiere vuestra señoría que hagamos sino que peleemos y muramos!

Valdivia huyó junto al Clérigo Pozo sobre sus caballos de grandes condiciones, pero el infortunio se apoderó absolutamente del Gobernador, quién quedó empantanado en un vado y luego fue capturado.

Algunos autores cuentan cruentas historias sobre la muerte de Don Pedro de Valdivia, la más conocida y aceptada dice que durante la negociación el Lonko Leucotón muy dolido por la pérdida de todos sus hijos tomó una masa y desnucó a Valdivia de un mazazo en la cabeza. Otros dicen que murió cuándo lo obligaron a tomar oro hirviendo, esto por su gran ambición aurífera. Otros cuentan que lo desollaron vivo con conchas de mar.

Vale la pena mencionar que según el administrador del actual fuerte Tucapel (Cañete-Región del Bío bío), la Batalla de Tucapel nunca habría existido como tal. Según cuenta él, la batalla habría ocurrido en un cerro cercano al actual fuerte y que se devisa desde allí. El nombre de esta batalla habría sido batalla de MATANZAWE (según él lugar de matanza en mapudungun). Hablaba que los Mapuche le dieron este nombre a esta batalla por haber sido una matanza, llamándose posteriormente Tucapel en honor al Lonko Tucapel para de esta manera honrar sus oídos y ganarse su confianza.

Agregó además que la historiografía esta muy manejada y que esta batalla no existió realmente y abría sido un montaje de los historiadores y gentes de la época.

No había escuchado nunca a un historiador mencionar la existencia de esta batalla, es más, la denominación que da el administrador del fuerte a la batalla MATANZAWE (según explico él, en mapudungun) no sería correcta, dado que matanza no existe en Mapudungun y we quiere decir lugar, ejemplo rukawe lugar de casas, panguiwe, lugar de pumas. Quizá un nombre más apropiado hubiese sido l`anemuwnwe. (se agradece el tiempo y disposición del administrador del fuerte quién me acogió muy cálidamente.)

Kiñe rafulñ pu che, Peukayall

Información Gentileza de
Nelson Lobos Camerati
Grupo en Facebook: Historia del Pueblo Mapuche
http://www.facebook.com/group.php?gid=19818392553
Publicar un comentario