martes, 20 de noviembre de 2012

Miles De Ciudadanos Estadounidenses Protestaron Contra La “Escuela de Asesinos”

Con un detenido, quien arriesga hasta seis meses de prisión, terminó este domingo 18 de noviembre las actividades contra la Escuela de las Américas, en Columbus, Georgia, donde opera actualmente la academia militar dependiente del Comando Sur. 

Nashua Chantal, de 60 años de edad, fue arrestado por la policía militar después que cruzó la reja con alambres de púa que separan el fuerte militar de la vía pública.

El activista llevaba un letrero que decía "no más estudios para la guerra". Será procesado por una Corte Federal enfrentándose hasta seis meses en prisión -como le ha sucedido a otros centenares de ex prisioneros de conciencia que han osado ingresar a la base militar- por su valiente acto de desobediencia civil. 

Junto a Nashua fueron miles los activistas estadounidenses y latinoamericanos quienes llegaron este fin de semana a protestar en las mismas puertas de la Escuela de las Américas -ahora denominada Instituto de Cooperación y Seguridad del Hemisferio Occidental (WHINSEC en inglés)- para decir “no más Escuela de Asesinos”. 

Las actividades contaron con músicos de la talla de Emma y revolución Rebel Díaz, y oradores internacionales como Francia Márquez de Colombia, Yolanda Oquelí de Guatemala, Ismael Moreno de Honduras, Martín Almada de Paraguay y Luis Roberto Zamora Bolaños de Costa Rica, entre otros.

Francia Márquez, líder afro-colombiana, del consejo comunitario del corregimiento de La Toma (Cauca), habló sobre cómo su comunidad esta luchando y resistiendo contra las fuerzas políticas, económicas y armadas que buscan controlar y explotar un yacimiento de oro en Colombia.

Yolanda Oquelí, líder comunitaria de Guatemala, denunció que “La empresa minera, de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc, están contratando a ex coroneles militares que sólo están ahí para reprimir, para dividir familias y crear un conflicto social y querer callarnos la voz cuando estamos dispuestos a defender a nuestra madre tierra”. 

Oquelí pidió por el cierre de la Escuela de las Américas que “solo instruyen para matar a la gente que lucha y defiende sus derechos humanos”. 

Ismael Moreno -conocido en Honduras como el Padre Melo- dijo que “la presencia de la política militar y económica de las diversas administraciones de EEUU en Honduras y en Centroamérica ha dejado sólo muertes y destrozos”. 

“La inmensa mayoría de los oficiales militares hondureños han sido entrenados en la Escuela de las Américas y la intervención imperialista sigue siendo la peor amenaza para la vida de nuestros pueblos. Por eso hoy caminamos con ustedes cargados en la memoria de mártires y víctimas y juntos, con esa memoria, proclamamos, declaramos, no queremos ni aceptamos ninguna ayuda del imperio. Repudiamos el poder imperialista, sí queremos, sí proclamamos la solidaridad del pueblo norteamericano”, señaló el sacerdote jesuita. 

Por su parte, el abogado Martín Almada, Premio Nobel Alternativo de la Paz, relató que fue torturado durante treinta días durante la dictadura de Alfredo Stroessner. “Asesinaron a mi esposa y me echaron del país 15 años. Después volví a Paraguay y el 22 de diciembre de 1992 encontramos tres toneladas de documentos escritos por estos perros rabiosos”, documentos que dieron cuenta de la Operación Cóndor. 

Almada dijo que “El presidente de Paraguay - Fernando Lugo- elegido democráticamente, fue removido en un golpe de estado express el que fue puesto en movimiento por un conflicto sobre tierras con uno de los terratenientes más ricos del país” agregando que “el movimiento campesino esta siendo criminalizado” hasta el día de hoy. 

Almada, agradeció la oportunidad de estar presente en las protestas, señalando que “es muy importante saber que en el corazón del pueblo americano están contra la escuela de asesinos” y propuso que la Escuela de las Américas sea remplazada por una Universidad de los Derechos Humanos y de Ecología. 

En las actividades también estuvo presente el abogado de Costa Rica, Luis Roberto Zamora Bolaños, quien denunció que la policía de su país sigue asistiendo al entrenamiento en la Escuela de las Américas pese a que la Constitución costarricense tiene consagrado el derecho a la paz en su ordenamiento jurídico.
Publicar un comentario